«Hay que actuar hoy para evitar un confinamiento total en las próximas semanas» ha advertido hoy el presidente en funciones de la Generalitat, Pere Aragonés, para explicar el cierre de bares y restaurantes, así como la limitación de aforos en el comercio, instalaciones deportivas y culturales, a partir de la medianoche de este jueves.

El comité del Plan de Emergencias de Protección Civil (Procicat) de Cataluña ha aprobado este miércoles estas medidas con una vigencia de 15 días, que incluyen reducir el aforo de los centros comerciales al 30% o del 50% en espectáculos e infraestructuras culturales, en los que el público debe estar siempre sentado y con asientos pre asignados y se limita el horario a las 23.00 horas. Los centros comerciales y comercios de más de 400 metros cuadrados deben garantizar además el control en tiempo real de los aforos y se cerrarán los espacios comunes de los centros comerciales.

En el ámbito deportivo se suspenden las competiciones durante dos semanas y se limitan también los aforos de los equipamientos deportivos al 50%. También se reduce a la mitad el aforo de las ceremonias y actos religiosos, mientras los parques y jardines públicos y áreas de juego infantil se cerrarán a las 20.00 y se cierran también los locales de juego, casinos y bingos.

Multas de hasta 6.000 euros

El conseller de Interior, Josep Maria Sàmper, ha dejado claro que tanto los Mossos d’Esquadra como las policías locales están a punto para controlar el cumplimiento de las medidas acordadas por el Procicat. Sàmper ha señalado además que se mantiene el régimen sancionador tanto en espacios públicos como en el ámbito privado si se exceden los encuentros de seis personas de la burbuja de convivencia.

En estos casos, las multas pueden ir de los 300 euros hasta los 6.000 «en casos de reincidencia» ha señalado el conseller de Interior, que ha pedido a la población «que comuniquen a fuerzas de seguridad» si detectan reuniones masivas y sin medidas de control «para frenar la pandemia».

«Los efectivos de seguridad tienen que saber donde no se cumple porque hacen daño a la sociedad» ha argumentado Sàmper para reclamar que se denuncien las reuniones privadas fuera del núcleo habitual de convivencia.

Pendientes de la justicia

En este contexto, tanto Sàmper como Aragonés han recordado que estas medidas están pendientes de su ratificación, pero ha confiado en que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) las ratifique para que entren en vigor la medianoche del jueves.

Si el TSCJ tumbara las medidas, como sucedió con las restricciones en Madrid o Aragón la semana pasada, «tenemos previstos los instrumentos para poderlas aplicar» ha señalado Aragonés, refiriéndose a la aprobación de un decreto ley, como el aprobado en julio para dar cobertura legal al confinamiento del Segrià y el área metropolitana de Barcelona. «El estado de alarma es una posibilidad que está ahí pero confiamos en que las medidas sean ratificadas judicialmente porque responden a criterios médicos y epidemiológicos» ha añadido el presidente en funciones catalán.

Aragonés ha reconocido que se trata de medidas «duras» pero ha defendido la decisión de la Generalitat poniéndola en contraste con la batalla por la pandemia en Madrid. «Hay diferentes maneras de afrontar esta crisis; con una guerra de banderas como hemos visto o incluso abrazándose al negacionismo, nosotros no lo haremos» ha apuntado el presidente en funciones, para quien «la única manera de afrontar la pandemia es tomar decisiones con determinación».

Suben los contagios

La consellera de Salud, Alba Vergés, ha destacado que Cataluña ha pasado en dos semanas de 7.000 a 12.000 positivos acumulados por semana, con una positividad de los PCR que ha pasado del 6% a más del 8% pese al aumento de las pruebas realizadas. «Son señales de alarma» ha advertido Vergés, «porque significan una gran transmisión de virus. Empezamos a ver incidencia del virus en las residencias de personas mayores» ha añadido.

La tasa del riesgo de rebrote ha vuelto a subir este miércoles hasta los 362,16 puntos, 23 puntos más que el día anterior para el conjunto de la comunidad. El índice de contagio se sitúa ya en el Rt 1,37. Barcelona (con un índice de 431,11) y la comarca de Osona, de nuevo disparada con más de 900 puntos en el índice de riesgo de rebrote, son las regiones con peores datos.

Este miércoles la Generalitat ha registrado 1.620 nuevos contagios y 23 nuevos fallecidos por Covid-19. Crece también de forma destacada el numero de ingresos hospitalarios, que se sitúan en 1.02, un 40% más que el recuento anterior. También ha aumentado el número de pacientes en la UCI, que escalan hasta los 189, 17 más que el martes.

Reacción del sector

La Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) advirtió este martes, cuando se filtró la posibilidad de nuevas restricciones sobre el sector, de que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el cierre o la limitación horaria de bares y restaurantes en Cataluña «si se aprueba» por la Generalitat.

«Evidentemente esto se judicializará» h advertido el director del Gremio, Roger Pallarols, en declaraciones a RAC1. «El Govern tendrá a todo el sector de la restauración en Barcelona en contra, tendrá una oposición frontal porque las familias de Barcelona no pueden aguantar más» ha añadido Pallarols.

Suspendidas las competiciones deportivas

Entre las medidas aprobadas por el Procicat se encuentra también la suspensión de las competiciones deportivas no profesionales durante los próximos quince días. Se mantienen, de momento, los entrenos. «El deporte es seguro» advierten desde la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC), que asumen este nuevo «esfuerzo» pero reclaman que en dos semanas se pueda volver a la competición, recordando que «el deporte es salud».