Las UCI catalanas están ya al 80% de su capacidad y el porcentaje de pacientes Covid en cuidados intensivos ha escalado hasta el 38%. Un porcentaje todavía asumible, asegura la subdirectora del CatSalut, Marta Chandre, que preocupa especialmente por el rápido crecimiento de los casos en el sistema hospitalario catalán. «Hace apenas dos semanas el porcentaje era 80-10» ha advertido Chandre, quien ha señalado que desde el principio de octubre se han duplicado el número de pacientes Covid en los hospitales catalanes, pasando del 7% al 14%.

«Las medidas no funcionarán si no tienen el compromiso de todos, es hora de cerrar filas con el sistema sanitario y sus profesionales» ha resumido el secretario general de Salut de la Generalitat, Marc Ramentol, quien hoy ha sustituido al doctor Josep Maria Argimon, de baja por positivo en coronavirus.

Chandre han explicado que las urgencias por Covid en la Atención Primaria han pasado del 18 al 25% del total en dos semanas, y ha subido también en las urgencias hospitalarias. «Nos alarma la velocidad del crecimiento» ha reconocido la subdirectora del CatSalut, que ha insistido también en la necesidad de respetar las normas de control de la pandemia para poder garantizar que se mantiene la actividad ordinaria del sistema sanitario, que ya se tuvo que suspender en la primera oleada.

Situación preocupante

«La situación en Cataluña es preocupante» ha añadido Jacobo Mendioroz, responsable del grupo Covid del Departamento de Salut. «El aumento de casos es preocupante» porque ese crecimiento «luego tiene repercusión asistencial, llega a centros residenciales y puede provocar problemas a nivel de atención sanitaria si queremos mantener la actividad ordinaria».

Mendioroz ha asegurado que se están detectando los contagios gracias a los cribajes masivos como el efectuado este fin de semana en un centro comercial de Mataró (Barcelona) a 3.000 personas y ha afirmado que «se ha actuado relativamente a tiempo» con las medidas de cierre de la restauración y restricción de aforos, «pero seguimos en fase de ascenso y es imp que la ciudadanía sea rigurosa en las medidas de control».