La Generalitat estudia nuevas medidas restrictivas en Cataluña ante el avance del Covid, después de que se haya notificado este lunes 3.418 nuevos contagios en la comunidad y el Govern teme llegar a los 500 contagios por cada 100.000 habitantes en la próxima semana. En este contexto, el presidente en funciones, Pere Aragonés, ha reconocido hoy que no se descarta un toque de queda como el aplicado en Francia, aunque ha dejado claro que se trata de una posibilidad remota.

De momento, el Procicat analizará hoy el cierre de los comercios 24 horas a las diez de la noche, según ha avanzado el conseller de Interior, Miquel Sàmper. El objetivo es evitar los botellones y el consumo de comida en la calle. Este fin de semana la Guardia Urbana de Barcelona ha desalojado a un millar de personar por consumo de alcohol en la vía pública, según ha confirmado la alcaldesa Ada Colau.

Argimon, positivo

Todo ello mientras Salud ha confirmado que el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha dado positivo en Covid-19. Argimon permanecía confinado desde hace una semana por un contacto directo, y pese a dar negativo en una primera PCR, cinco días después empezó a desarrollar síntomas, por lo que se sometió a una segunda prueba que ha dado negativo.

Cataluña ha superado ya los 200.000 contagiados por coronavirus y aumenta la presión en los hospitales. La comunidad se sitúa así en 438 puntos del índice de riesgo de rebrote, 32 puntos más que el día anterior.

En la actualidad hay 1.308 ingresados en los hospitales catalanes, de los que 200 se encuentran en cuidados intensivos. Los tres grandes hospitales -Clínico, Vall d’Hebron y Sant Pau- notifican un aumento de ingresos por Covid y en el caso de Sant Pau la UCI ya está al 35% de enfermos de coronavirus, además de tener prácticamente al máximo la planta covid.

Toque de queda

En este contexto Aragonès, ha asegurado que aplicar un toque de queda en Cataluña «a día de hoy no está encima de la mesa», pero no lo ha descartado, porque considera que la pandemia «ha enseñado a no descartar nada».

En una entrevista en Cadena Ser, Aragonés ha insistido en que el Govern no se plantea esta medida y que está «centrado en el cumplimiento de las medidas aprobadas el viernes», para lo que ha explicado que se ha reunido con representantes de administraciones locales para reforzar su cumplimiento.

«¿Qué pasará dentro de un mes o dos? No lo sé. Espero que estemos en una situación francamente mejor, pero no podemos descartar ninguna medida», ha subrayado el también conseller de Economía, que ha recordado que está prohibido hacer comidas y beber al aire libre y que los Mossos y las policías locales impondrán multas si se incumple.