El ex tesorero de Convergència Democràtica, Daniel Osácar, ha implicado hoy al ex presidente de la Generalitat, Artur Mas, en el sistema de cobros ilegales orquestado por el partido de Jordi Pujol. Osácar, condenado por el «caso Palau» ha declarado hoy ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que investiga el «caso 3%» de financiación ilegal de CiU. Osácar habría confirmado ante el instructor el sistema blanqueo de fondos ilegales en Convergencia mediante las «donaciones» de algunos de sus más destacados dirigentes, como los ex consellers Felip Puig, Irene Rigau o Jordi Jané.

Según avanza El Periódico de Catalunya, Osàcar habría afirmado durante el interrogatorio que creía que Artur Mas estaba al corriente del «pitufeo» en Convergencia. Los nacionalistas bautizaron así al sistema de blanqueo por el que destacados dirigentes del partido hacían donaciones a CDC que provenían de comisiones cobradas a contratistas de la administración de forma fraudulenta, que de este modo entraban en la contabilidad «legal» de la formación.

El ex tesorero de CDC ha implicado a Mas, aunque ha dejado claro que quien controlaba el sistema de donaciones era el ex gerente del partido y ex conseller de Justicia, Germà Gordó. Con su declaración, Osácar fundamenta la instrucción de De la Mata, que se propone juzgar a ambos y al también ex tesorero Andreu Viloca como los principales artífices de la «trama del 3%» que sirvió a Convergencia para financiarse ilegalmente a través de comisiones cobradas a los contratistas de las administraciones públicas catalanas gobernadas por el partido, desde la Generalitat a diputaciones provinciales, pasando por múltiples ayuntamientos y corporaciones locales.

Del 3% al «pitufeo» de Convergencia

La Audiencia Nacional cerró el pasado verano la investigación sobre el «caso 3%» con numerosos indicios de financiación ilegal del partido fundado por Pujol. Pero quedaba un cabo suelto: el sistema de blanqueo a pequeña escala orquestado con la connivencia de altos cargos del partido. Es el hilo del que ha estirado el juez De la Mata para instruir el caso del «pitufeo» que afectaría a doce dirigentes nacionalistas.

El sistema, que empezó con aportaciones en metálico de los implicados a las cuentas del partido, se extendió después al pago de facturas. Entre los investigados, además de los dos ex tesoreros y Gordó, se encuentran los ex consellers Puig, Rigau, Jané y Pere Macias,

Entre 2009 y 2010, los 12 cargos investigados aportaron un total de 126.000 euros en cantidades exactas: 3.000 euros cada aportación. Su objetivo era “incorporar a la vida lícita las cantidades en efectivo” que habían llegado a CDC por canales ilegales, según el auto de De la Mata. Los cargos, concreta el juez, ingresaban en las cuentas del partido una cantidad equivalente a la que “previa o posteriormente el partido había entregado al supuesto donante voluntario”.