Los Mossos d’Esquadra cargaron este viernes para disolver una manifestación que reunió a 1.500 personas en la plaza Sant Jaume de Barcelona, en protesta por las nuevas restricciones contra el Covid-19. Ninguna entidad firmaba la convocatoria de la marcha, aunque había presentes afectados del sector de la hostelería, de los gimnasios y otros grupos, según informa el medio local BTV.

Entre otros actos de vandalismo callejero, varios jóvenes asaltaron una tienda de Decathlon y robaron varias bicicletas expuestas en el establecimiento.

La noche se cerró con 14 detenidos y una treintena de heridos.

Fuentes policiales explicaron a Europa Press que varios de los detenidos están denunciados por presuntamente participar en los altercados y hacer barricadas mientras que otros están denunciados por un presunto delito de atentado a un agente tras haberse «resistido activamente» a ser identificados, y no por altercados ni desórdenes públicos.

La convocatoria arrancó frente a la sede de la Generalitat con cánticos y pancartas, pero se tornó violenta cuando los manifestantes han lanzado vallas contra el cordón policial que formaban los Mossos d’Esquadra, que han cargado para disolver la manifestación.

Se han vivido escenas de gran tensión, carreras por el centro de Barcelona y lanzamiento de bengalas y botes de humo.

El director general de los Mossos, Pere Ferrer, ha explicado en declaraciones a Rac 1 recogidas por Europa Press que las primeras investigaciones policiales señalan a «grupos de extrema derecha muy violentos y organizados».

Ferrer ha tachado de «infiltrados» a los que han iniciado los altercados tras la protesta por las restricciones, y ha señalado la posibilidad de que actúen coordinados con manifestantes en otros países.

Es el segundo día de incidentes en Barcelona por las restricciones contra el Covid-19 en menos de una semana. El lunes, dos convocatorias promovidas por la CUP y por grupos contrarios a las restricciones terminaron en disturbios y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

También se han producido incidentes esta semana en Sevilla y en Bilbao, en protesta contra el toque de queda y el cierre de negocios, al igual que anoche en Burgos y Santander.