España

Sánchez arremete contra la “deslealtad” de los barones por criticar el pacto con Bildu

Ábalos enfría ahora el acercamiento a los de Arnaldo Otegi en contraposición a Unidas Podemos: "No hay pacto ni acuerdo"

Cristina Narbona y Pedro Sánchez, en la Ejecutiva del PSOE.

EFE

A Pedro Sánchez no le han sentado nada bien las críticas que estos días han expresado dos de sus barones territoriales y presidentes autonómicos, esto es, el extremeño Guillermo Fernández Vara y el castellanomanchego Emiliano García Page, al pacto presupuestario con Bildu. Y aunque el segundo no forma parte de la ejecutiva socialista, que se ha reunido esta mañana, Sánchez les ha afeado por “desleales” las críticas al hacerlas públicas por distintas vías, el primero por Twitter y el segundo en un acto público en su región, según ha podido saber El Independiente de fuentes socialistas.

Porque ahora la versión del PSOE es que «no hay pacto con Bildu. No hay ningún acuerdo. Estamos oyendo barbaridades. Lo que ha habido es una actitud de un grupo político que no se ha sumado a una enmienda a la totalidad que impedía unos presupuestos. No hay acuerdo». Así se ha manifestado el ministro de Transportes y secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, negando la mayor o, al menos, la visión que tienen sus socios de Unidas Podemos, en el sentido de que se inaugura una nueva etapa marcada por la implicación de los de Arnaldo Otegi en la gobernabilidad del país.

«No hay ningún acuerdo de Gobierno ni ninguna voluntad de hacer sociedad para Gobierno», ha reiterado ante las numerosas preguntas que se le han formulado en este sentido en su comparecencia tras la reunión de la ejecutiva socialistas en Ferraz presidida por Pedro Sánchez.

El Ejecutivo «no pude renunciar a los votos de nadie», aduce Ábalos

Lejos esta vez de sacar pecho, el «número dos socialista» se ha justificado afirmando que el Ejecutivo «no pude renunciar a los votos de nadie, no hay mecanismo para ello» al tiempo que ha dicho no sentirse «amenazado» por las palabras del portavoz de Bildu en el Parlamento de Vitoria afirmando que venían a España a «tumbar el régimen». Replica Ábalos que el régimen «es fuerte y este partido no renuncia a la fortaleza de la democracia».

Asegura no saber qué va a hacer Bildu en el debate de enmiendas parciales, cuyo plazo se cumple mañana a las dos de la tarde, y se ha negado a tratar a esta formación de socio parlamentario de cara al futuro como sí ha hecho Unidas Podemos. Pablo Iglesias, se felicitó el pasado miércoles por «la disponibilidad de la EH Bildu para votar sí a los PGE». Demuestra, agregó el vicepresidente segundo, «responsabilidad y compromiso para avanzar con políticas de izquierdas. El bloque de la investidura se refuerza y será de legislatura y de dirección de Estado».

A pesar de estas visiones supuestamente tan distintas, Ábalos se ha escudado en estar en coalición «no supone renunciar al perfil de cada partido». Por otro lado, dice «respetar» las duras palabras que el ex vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha pronunciado en una entrevista en «La hora de la 1» de TVE respecto a Bildu, acuerdo que ha calificado de «despreciable». Puntualiza Ábalos que «la realidades son distintas y las responsabilidades también. Nosotros tenemos una responsabilidad muy importante, que es sacar a este país de donde está».

Fernández Vara admite ahora «la realidad del país»

Pero las críticas que más daño podían hacer no venían de ex dirigentes socialistas, sino de Fernández Vara y García Page. El primero, miembro de la ejecutiva socialista, ha intervenido para afirmar que que «más allá de determinadas circunstancias entienden la realidad del país y no tienen ninguna intención de ser usados por quienes no quieren a este gobierno», según la versión de Ábalos, quien, como secretario de Organización socialista también habló con ellos tras sus duras críticas al acercamiento a Bildu.

«Merece que los partidos nos sacrifiquemos también y aparquemos nuestras diferencias. Le pido expresamente a Casado que cumpla con sus compromiso de moderación y se suma a este debate», ha exhortado al inicio de su comparecencia ante la prensa.

Defienden los socialistas que esta es una semana política clave «para que España pueda tener una perspectiva de crecimiento en lugar de obstruccionismo». El comité ejecutivo «ha valorado muy positivamente el nuevo escenario político, multipartidista» en el que se votó a favor de los Presupuestos. «Asistimos a una votación muy relevante e importante. Tras dos días de debate transversal, incluso algunos en las antípodas, una mayoría de 190 diputados tumbó las enmiendas a la totalidad».

Comentar ()