España 'Caso Kitchen'

Pérez de los Cobos declara que era el DAO quien autorizaba los fondos reservados que manejó Villarejo

El juez imputa al jefe de Seguimientos de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía por los seguimientos al extesorero del PP Luis Bárcenas y su familia

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos se dirige a la Audiencia Nacional.

EP

El coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos ha negado este lunes durante su comparecencia como testigo ante el juez del caso Villarejo que conociera la operación Kitchen. Y ha explicado que la responsabilidad del empleo de fondos reservados para los seguimientos que en su caso solicitara el comisario José Manuel Villarejo en 2013, cuando se habría llevado a cabo la operación, era del ex Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino.

Dicha operación, según ha acreditado la investigación que se sigue en el Juzgado Central de Instrucción 6, consistió en unos seguimientos que hicieron miembros de la cúpula policial entre los años 2013 y 2015 al extesorero del Partido Popular Luis Bárcenas y a su esposa Rosalía Iglesias. Para ello, quienes la impulsaron (entre ellos el comisario en prisión preventiva, José Manuel Villarejo) captaron al chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos Esgueva, y le pagaron 48.000 euros con cargo a los fondos reservados, según ha confirmado el Ministerio del Interior.

El juez quiere despejar si el Gobierno de Mariano Rajoy estuvo tras el encargo de dicha operación para sacar de circulación los documentos que estaban en manos de Bárcenas y podían comprometer a altos cargos del partido que en aquellas fechas estaba en el poder, como sospecha la Fiscalía Anticorrupción. Los documentos que le incautaron nunca fueron entregados al juez que ya investigaba la presunta contabilidad paralela de Bárcenas.

De los Cobos, que fue citado a declarar como testigo por el juez para aclarar el conocimiento del uso de los fondos reservados del operativo que pudieron tener el ministro de Interior Jorge Fernández Díaz o el exsecretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, ha explicado que no tenían por qué conocerlos. Ha detallado que, según establece la ley de fondos reservados 11/95, quien debía conocer y pedir la autorización de los fondos de Interior para pagar a confidentes, en caso de que fueran solicitados por el comisario Villarejo, como parece que ocurrió, debió ser el exDirector Adjunto Operativo (DAO) Eugenio Pino.

Pérez de los Cobos ha explicado que él mismo nunca oyó hablar de una operación denominada Kitchen y que a ley de fondos reservados establece responsabilidad «en cascada», por lo que él tampoco sabe si se destinaron o no fondos reservados a dicha operación, en caso de que existiera como tal. Ha especificado que su función como responsable de la Guardia Civil era únicamente la de «cajero», la de la autorización de los fondos de manera genérica, pero el responsable de cada unidad, en este caso Eugenio Pino, es quien debía conocer el destino de dichos fondos.

El responsable de Seguimientos, imputado

También este lunes ha declarado ante el juez el jefe de Seguimientos de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Jesús Vicente Galán.

También estaba citado para aclarar los seguimientos que dicha unidad realizó a la esposa de Luis Bárcenas entre 2013 y 2015 y, al incurrir en algunas dudas y contradicciones, según fuentes jurídicas presentes en la declaración, el instructor a cambiado su condición procesal de testigo a investigado. Este martes también estaba citado a declarar como investigado el exjefe de dicha unidad policial Marcelino Martín Blas. Finalmente la comparecencia se ha suspendido a petición de su defensa que ha alegado que no ha podido acceder aún a un informe policial de octubre incorporado a la causa. El miércoles será el turno del chófer de la familia Bárcenas, Sergio Ríos, quien ha cambiado de defensa y está dispuesto a aportar más información para defenderse.

Te puede interesar

Comentar ()