Luis García Berlanga se ha colado hoy en el Parlamento catalán de la mano del líder del PP catalán Alejandro Fernández y la batalla fiscal desatada por ERC contra la Comunidad de Madrid. La escopeta nacional ha servido a Fernández para denunciar la Cataluña «cizañera, envidiosa, acomplejada y gruñona» que refleja Esquerra, y a Pere Aragonés para denunciar la «economía del BOE» que reflejaba el vendedor de porteros automáticos representado por Sazatornil.

«Sazatornil tenía mucha más dignidad que ustedes, porque iba a Madrid a vender sus porteros automáticos, no para hacer daño a los demás» le ha recriminado Fernández al presidente en funciones de la Generalitat. «Hoy hasta Berlanga tendría dificultades para definir el esperpento en el que están convirtiendo Cataluña».

«No ha visto bien La escopeta nacional» le ha respondido Aragonés. «Con su visión nacionalista española cree que caricaturiza al empresario catalán, pero esta película explica que ese empresario catalán se va a una cacería a Madrid porque los timbres de los ascensores tienen más mercado o no en función de lo que decide un Ministerio y va a convencer al ministro» le ha recordado.

Lo que explica «claramente» ha añadido Aragonés, es «cómo funciona la economía del BOE que desde el Gobierno del PP han favorecido que siga, como la red de intereses asociados al poder político permite determinar que la economía vaya de una manera u otra». El candidato republicano se ha declarado decidido a «romper» ese modelo económico «basado en ir de caza con el ministro» y ha asegurado que defenderá «la economía productiva y no la economía del BOE».

Decadencia independentista

La decadencia del proceso independentista «ha acabado generando escenarios imprevisibles», había recriminado antes el dirigente popular, que ha afeado a Esquerra que «en lugar de ejercer el autogobierno aquí, se van a rogar a Sánchez que suba los impuestos en Madrid».

«Es imposible imaginar un escenario más humillante para cualquier catalán, independientemente de su ideología» ha concluido Fernández. «Ya no aspiran a que Cataluña lidere nada, simplemente se resignan con fastidiar al de al lado» ha añadido expresando su convicción en que «bien gobernada» esta comunidad «puede liderar» la innovación, la economía y la libertad en toda España, como a su juicio se hizo en el pasado.

Aragonés, sin embargo, ha repetido que «lo que queremos es que los ricos paguen lo que toca, aquí, en Madrid y en Luxemburgo» y ha añadido que, para contar con todas las herramientas necesarias para luchar contra la pandemia la única vía es la independencia.