La Generalitat ha desestimado la posibilidad de avanzar de tramo en el Plan de reapertura progresiva de las actividades tras las restricciones de la segunda ola de la pandemia a causa del empeoramiento de los indicadores epidemiológicos. Así lo ha confirmado este jueves la consejera de Salud, Alba Vergés, en una comparecencia en la que ha alertado de «rebrote brusco» que ha hecho saltar las alarmas.

Se mantiene por tanto los confinamientos municipales de fin de semana y las limitaciones de aforo en restauración y comercios. Los centros comerciales, que confiaban en su reapertura el próximo lunes, seguirán cerrados y no podrán abrir sus puertas en los primeros festivos de compras pre navideñas.

«Cataluña se queda en fase uno por el empeoramiento de datos de los últimos días» ha anunciado Vergés, que ha reclamado «máxima prudencia» por ese «cambio brusco en los indicadores». La decisión adoptada por el Procicat llega después de tres días de aumento constante tanto en la velocidad de contagios. La Rt que ha pasado de 0,78 el lunes pasado a 0,92 este jueves y el riesgo de rebrote se sitúa en 217 puntos, tras empezar la semana por debajo de 200.

«Esperábamos un repunte pero no con esta velocidad» ha reconocido el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, que ha recordado que ese repunte se produce con 438 enfermos covid en las UCI. «Mañana y pasado estaremos en unas Rt superiores al 0,90» ha añadido Argimon.

No salir el puente

En este contexto, desde la consejería de Interior la secretaria general del departamento, Elisabeth Abad, se ha hecho un «llamamiento claro y directo» por primera vez en estos días, a «no salir durante el puente».

Respecto a las Navidades, Vergés ha asegurado que ese plan específico para las fechas señaladas de las fiestas se mantiene de momento inalterado. Se permitirá por tanto la movilidad sin restricciones, las reuniones de hasta diez personas y se avanza el toque de queda hasta la 1.30 de la madrugada del 24 y 31 de diciembre.

Argimon ha explicado que con el cierre de restauración, comercio, deporte y universidades «estábamos bajando muy rápidamente», en torno al 6% o7% diario en el número de contagios de coronavirus. Un descenso que permitió pasar de 30.000 contagios semanales en el pico de esta segunda oleada a los 8.000 casos semanales.

La reapertura corta el descenso de contagios

Una reducción que el pasado jueves, «cuatro días después de reapertura, se frena». Cataluña sigue bajando ahora en el número de contagios, ha añadido Argimon, pero en porcentajes menores del 3%. «Ahora esta reducción es imperceptible».

Cataluña ha registrado hasta este jueves 345.563 casos confirmados acumulados de coronavirus, 1.696 más que en el recuento del miércoles y 27 fallecidos. Sí se reducen las hospitalizados, con 1.591 pacientes covid, lo que supone un descenso de 83 respecto al último recuento.

Según los criterios que indica el Plan, el Ejecutivo catalán se plantea prorrogar las medidas vigentes y no pasar de fase cuando hay una rt persistente entre 0,9 y 1 y si se mantiene una estabilización de los nuevos ingresos semanales, sin que bajen