La victoria de Laura Borràs sobre Damià Calvet por encabezar la candidatura de JxCat a la presidencia de la Generalitat ha cerrado solo la primera de las batallas por formar parte de una lista que amenaza con convertirse con un auténtico desfile de vedettes independentistas. Durante la próxima semana el partido de Carles Puigdemont celebra sus segundas primarias, la que deben decidir los puestos de salida segura en sus candidaturas.

Se trata de los ocho primeros puestos de la lista de Barcelona, por detrás de Borràs, los tres primeros en Lleida y Tarragona y cuatro por Girona. Una batalla a la que concurren nombres de peso en el partido como el propio Calvet y sus compañeros de gobierno Jordi Puigneró y Meritxell Budó, o la vicepresidenta del partido, Elsa Artadi. Pero las miradas no se centran en ellos, sino en los dos aspirantes aparentemente mejor colocados para ocupar el número dos: el presidente de la Cambra, Joan Canadell, y el abogado de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas.

Canadell no suelta la Cambra

Un Canadell que esta semana ya ha dejado claro que su candidatura no es un adiós definitivo a la presidencia de la Cambra, cargo que solo abandonará si Junts tiene opciones de formar gobierno y él de ser conseller. En otras palabras, Canadell no está dispuesto a dejar la Cambra para ocupar un escaño en los bancos de la oposición.

Tan competida ha visto la batalla por Barcelona el conseller Ramon Tremosa que ha optado por presentar candidatura en Lleida, provincia con la que asegura tener «lazos familiares», por lo que se siente, «leridano de adopción». Competirá con el alcalde de la Seu d’Urgell, Jordi Fábregas.

Las novedades

Junto a ellos, han anunciado ya sus aspiraciones políticas personajes de indudable ascendente en las redes independentistas como Jordi Pessarrodona, el payaso que salto a la fama por fotografiarse junto a un guardia civil para ridiculizarlo. Ex regidor de su pueblo, Sant Joan de Vilatorrada, fue juzgado por su participación en el referéndum del 1-O. Ahora ha optado por las listas de Puigdemont.

O Rai López, el joven de Tarragona que saltó a la fama por recorrer a pie los 1.300 kilómetros que separan Cerbére (Francia) de Waterloo, con una urna del 1-O a cuestas. El premio fue ser recibido por Puigdemont en persona a las puertas de su residencia belga y el reconocimiento de la hinchada independentista.

Sin olvidar a Mark Serra, el empresario y dueño de pisos turísticos en guerra con Ada Colau, ERC, y cualquiera, independentista o no, que ose critcar a Carles Puigdemont o, ahora, Laura Borràs. Una vehemencia que ya le ha llevado en alguna ocasión ante los tribunales. Ex militante de ERC y del partido de Joan Laporta, se ha sumado ahora a la causa de Junts, con los que espera llegar al Parlament.

Son solo algunos de los nombres que la sindicatura electoral de Junts debe validar este fin de semana para que compitan, el próximo fin de semana, por ocupar esos puestos de privilegio en las listas. Una competición que ha suscitado un interés inesperado incluso para la dirección del partido, algo desbordada tras ver que en las cinco primeras horas de apertura de inscripciones se habían anunciado ya más de 30 candidatos para 18 puestos.

Tres procesos de primarias

El partido se reserva la decisión final sobre el orden en las listas, porque deben ser paritarias por ley y los estatutos hablan además de listas cremallera -hombres y mujeres rigurosamente intercalados-. El resto de los candidatos hasta completar los 135 escaños a escoger deben salir de una tercera urna, en la que los nombres los propondrá la dirección del partido, aunque volverán a estar sujetos al voto final de los 5.000 militantes de JxCat.

De momento, las primarias de la «segunda urna» servirán para calibrar el peso de nombres como la ex periodista de TV3 Pilar Calvo, los diputados Aurora Madaula y Francesc de Dalmases -la sombra de Borràs en el Parlament- o el secretario del Parlament Eusebi Campdepadrós, que competirá en Tarragona con el presidente del grupo parlamentario, Albert Batet.

Sin olvidar al ex cantautor Gorka Knorr, ahora delegado de la Generalitat en Madrid. O Aleix Sarri, ex asesor de CDC y después de Junts en el Parlamento europeo, estrecho colaborador en su momento de Ramon Tremosa, y de Puigdemont después.

Se encontrarán en las urnas con nombres de larga tradición convergente como el secretario general de Deportes, Gerard Figueras -investigado en la Operación Volhov- o las alcaldesas de Vic, Anna Erra, y Girona, Marta Madrenas. Esta última competirá en Girona con la diputada Gemma Geis, apadrinada por Puigdemont.