España

Marlaska insiste ante la UE en compartir la responsabilidad de la inmigración

El ministro del Interior apunta que el primer paso para alcanzar esa posición común es aceptar que la inmigración irregular es un "desafío estructural de toda la UE en su conjunto"

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. EP

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha insistido este lunes ante sus homólogos europeos en la necesidad de un «reparto equitativo de la responsabilidad frente a la inmigración irregular», algo que debe quedar claro en el Pacto de Migración y Asilo que se está negociando.

Y el primer paso para alcanzar esa posición común es aceptar que la inmigración irregular es un «desafío estructural de toda la UE en su conjunto», ha dicho Marlaska en la reunión del Consejo de Ministros de Justicia y Asuntos de Interior de la Unión Europea (JAI) que se ha celebrado por videoconferencia.

«No podremos avanzar en la negociación si no superamos el enfoque binario, según el cual unos asumen la responsabilidad incondicional de gestionar la inmigración irregular, mientras otros ofrecen un eventual apoyo, condicionado según sus circunstancias y posibilidades», ha aseverado.

Una vez más, Marlaska ha querido dejar claro que el Pacto de Migración y Asilo tiene que estar dotado de «una dimensión exterior», es decir, que multiplique los mecanismos de cooperación con los países de origen y tránsito.

En este punto, el ministro ha agradecido a la Comisaria de Interior de la Unión Europea, Ylva Johansson, «su enfoque de la política migratoria europea, basado en el compromiso y la construcción de relaciones con países de origen y tránsito, como ha demostrado con sus viajes a Marruecos, Túnez y Mauritania».

En cuanto a las políticas para la devolución de migrantes que no son acreedores de protección internacional a sus países de origen, otro de los asuntos abordados en el JAI, Marlaska ha señalado que la readmisión es el resultado y la consecuencia de una política migratoria a medio y largo plazo, basada en la construcción de agendas compartidas, en la identificación de intereses comunes y en la confianza mutua.

De este modo, ha puesto como ejemplo la experiencia del Gobierno español con países como Marruecos, Argelia, Mauritania o Senegal, según informa Efe.

En el ámbito de la lucha contra el terrorismo, Grande-Marlaska ha destacado la pertinencia de seguir reforzando la  lucha contra la radicalización y ha hecho referencia en este terreno a la importancia de las víctimas del terrorismo por «el valor que tiene su discurso en su prevención».

Comentar ()