La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha reprochado este martes al vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, que no descarte la posibilidad de unirse al PP en un futuro. «Él quiere su sillita y le da igual qué partido», ha señalado.

Así ha contestado Arrimadas a las declaraciones de Igea en dos entrevistas recientes, en las que dijo que la formación naranja «pierde gente de talento y militantes» -tras el fichaje de Lorena Roldán por el PP de Cataluña- y que su deseo es seguir en política y si no puede hacerlo en Cs contempla «todas las opciones». Sobre la opción de acabar en el PP, su respuesta fue «nunca digas nunca jamás».

En declaraciones a Antena 3, recogidas por Europa Press, la líder de Ciudadanos ha indicado que «quien esté pensando más en su sillita y en ‘a ver a qué partido me meto pero yo quiero seguir en política’ se va a sentir muy incómodo en Cs».

En cualquier caso, ha subrayado que en Ciudadanos están «muy orgullosos» de la posición que han mantenido durante la crisis del coronavirus. El objetivo ha sido «ayudar y salvar vidas» y por eso «somos responsables allí donde gobernamos, pero también donde somos oposición, y vamos a seguir haciéndolo», ha añadido.

Además, ha destacado que los españoles valoran esta labor y la reconocen en las encuestas electorales, que reflejan el «crecimiento» de la intención de voto a la formación naranja respecto a las elecciones generales de noviembre de 2019, cuando se quedó con solo diez escaños.

También ha asegurado que «cada vez hay más gente cómoda y contenta con Ciudadanos», por ejemplo «algunos de los que lo fundaron» en 2006 en Cataluña, que le han transmitido que «la esencia de Cs» es precisamente «ser un partido de centro, responsable y que se diferencie de los demás en pensar en la gente y no en las sillitas».

Roldán ‘no podía estar en Ciudadanos’

Al hilo de esto, Arrimadas ha criticado la decisión de Lorena Roldán, exportavoz de Cs en el Senado y en el Parlament de Cataluña, de dejar el partido para ser la ‘número dos’ de la candidatura del PP por Barcelona en las próximas elecciones catalanas.

«En un momento como este, pensar en guardarte una sillita en un partido al que estabas poniendo verde hace cinco días me parece que es demostrar que no podías estar en Ciudadanos», ha manifestado.

Por otro lado, ha quitado importancia a los titulares de medios de comunicación que dicen que el PP pretende realizar más fichajes de cargos de Cs, en particular tras las elecciones catalanas, para así «arrinconar», «descapitalizar» o «absorber» a este partido.

«¿Qué es esto de asumir estos titulares y estos mantras? A mí me dan igual los escaños, yo lo que quiero es gobernar en Cataluña para sacarnos de encima a los catalanes esta losa que tenemos con el Gobierno de la Generalitat», ha afirmado Arrimadas.

Según ha declarado, ella podría hacer como los ‘populares’ y centrarse «en hablar de votos y en la pelea», y entonces les diría que «Ciudadanos va a quedar muy, muy, muy por delante» de ellos en los comicios de esa comunidad, donde, según ha recordado, el PP cuenta con cuatro escaños en el Parlament mientras que Cs tiene 36.

De todas formas, la portavoz de Cs en el Congreso considera «indigno» que, en medio de una pandemia que provoca cientos de muertes cada día en España y que está saturando los hospitales, además de abocar al cierre a muchos negocios y dejar sin empleo a mucha gente, los políticos estén hablando de cómo conseguir más votos y garantizar los cargos de ciertas personas.

A su juicio, algunos partidos de la oposición «están pensando más en arañar cuatro votos que en salvar vidas y ayudar a este país», y «parece que quieren que todo vaya fatal porque están en la cola de la Moncloa a ver cuándo les toca a ellos» gobernar.

En cuanto al Gobierno de Pedro Sánchez, le ha pedido que ponga a un ministro de Sanidad «a tiempo completo» y no siga en el cargo Salvador Illa, que, como futuro candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña por el PSC, ya no está centrado en su labor como ministro porque «está pensando en votos».

Asimismo, ha reclamado un plan de vacunación nacional contra el Covid-19, con mecanismos de coordinación con las comunidades autónomas, y que se aceleren los plazos para inyectar las dosis. Por último, ha instado al Ejecutivo a tomar medidas para controlar la tercera ola de contagios y a aprobar ayudas para empresas y autónomos.

Aunque Arrimadas admite que «no es nada fácil» gestionar una pandemia como la del coronavirus, cree que «la desidia y la irresponsabilidad» del Gobierno del PSOE y Unidas Podemos ya es «insoportable», y que en el proceso de vacunación les ha «pasado la responsabilidad a las comunidades autónomas».