La Junta de Castilla y León pedirá al Gobierno en la próxima reunión del Consejo Interterritorial de Salud un confinamiento domiciliario de dos semanas para atajar la avalancha de contagios que están emergiendo tras las fiestas de Navidad. La consejera de Salud, Verónica Casado, ha afirmado este martes que «los expertos y los sanitarios piden un confinamiento estricto, quirúrgico, de diez a catorce días, corto pero eficaz», aunque ha recordado que las comunidades no son competentes para decretar una medida de este tipo, como las que se aplicaron en el mes de marzo.

Este martes, la Comunidad Valenciana y La Rioja ya han anunciado el confinamiento perimetral de sus territorios hasta el 31 de enero, además del cierre de municipios particulares con incidencias elevadas. Cataluña aplicará desde el jueves un confinamiento perimetral de todos los municipios durante diez días. Otras comunidades, como Extremadura, también han anticipado el cierre de casi toda la actividad en las poblaciones que superen los 500 casos de incidencia.

‘Confinamiento inteligente’

Castilla y León reclamará el confinamiento al Gobierno pero mientras tanto Casado ha pedido a la población que realice un «confinamiento inteligente», consistente en actuar como si realmente estuviera decretado el confinamiento, y ha pedido además la cancelación de todas actividades pendientes, como las cabalgatas de este martes.

En rueda de prensa telemática, la consejera Casado ha mostrado su «gran preocupación» por los datos registrados en los últimos días en la Comunidad, que evidencian que se está ya en una «tercera ola pandémica», por lo que ha pedido que todas las celebraciones navideñas que quedan aún por celebrar se cancelen.

Asimismo, ha reconocido que, si la Comunidad tuviera las competencias suficientes, decretaría confinamientos más severos y no ha descartado la posibilidad de nuevos cierres perimetrales si se detectan núcleos con una incidencia muy dispar con sus zonas limítrofes.

«Toda imagen de aglomeración me preocupa. Todas esas reuniones son una barbaridad, esa cercanía, esa aglomeración…», ha expresado la consejera, quien ha mostrado su preocupación por celebraciones que ha visto estos días, como «circuitos gastronómicos en Segovia» -una de las provincias que peores datos registra ahora- o «centros comerciales llenos».

Por ello, la titular de Sanidad ha expresado que a ella le gustaría que «no hubiera ni una sola cabalgata de Reyes», porque «no es el momento», por lo que ha pedido a todos los municipios que tuvieran pensado realizar algún acto este martes que lo restrinjan a una emisión online o por televisión.

Finalmente, además de la suspensión de las cabalgatas, los expertos epidemiólogos de la Comunidad han recomendado a la Junta, que ha hecho suyas las propuestas, que se cancelen también todas las reuniones familiares pendientes, como en la noche y la comida de Reyes, entre otras.