El PSC, con su candidato y ministro de Sanidad Salvador Illa a la cabeza, se abre ahora a retrasar la fecha de las elecciones autonómicas convocadas para el próximo 14 febrero en Cataluña. Los socialistas eran el único partido que se negaba hasta el momento a retrasar la fecha de los comicios por la incidencia de la tercera ola del virus. Este viernes propondrán al resto de grupos que las elecciones se retrasen, como máximo un mes y siempre celebrándose antes de Semana Santa.

«Primero escucharemos al Govern y si propone aplazarlas encontraremos un acuerdo razonable, antes de Semana Santa», trasladan fuentes de la cúpula del PSC a El Independiente. «El Govern parece que quiere llevarlo hasta el mes de mayo y el PSC intentará hacer una propuesta que genere consenso para una fecha más cercana» añaden fuentes socialistas.

Plazo razonable

En el PSC defienden que «llevarlo más allá no parece razonable» y argumentan que con tanto margen de tiempo los contagios pueden volver a complicarse. Especialmente si se fijan las elecciones tras un nuevo periodo de vacaciones. En este contexto, niegan que el objetivo de los socialistas sea someter la fecha de las elecciones catalanas a la supervisión del Gobierno, es decir, del Ministerio de Sanidad, al frente del cual sigue el candidato del PSC, Salvador Illa.

«Sería una barbaridad» desmienten desde el PSC ante las informaciones en este sentido en algunos medios. Los socialistas catalanes recuerdan que el Gobierno «ni tiene ningún papel en la organización de unas elecciones en Cataluña», más allá de la responsabilidad de Correos y el INE.

En las últimas horas, tanto la portavoz del Govern, Meritxell Budó (JxCat), como el presidente del Parlament (ERC), Roger Torrent, han abogado abiertamente por aplazar las elecciones a la vista de los datos epidemiológicos. Tanto JxCat como sobre todo ERC y Cs han atacado además frontalmente a los socialistas por su defensa del 14F, pese a que los datos contagios en Cataluña siguen desbocados tras las vacaciones navideñas.

Contagios al alza

Este jueves Cataluña ha reportado 4.473 nuevos contagios de coronavirus y 122 defunciones por Covid en las últimas 24 horas, unos datos que confirman la progresión al alza de la enfermedad. El riesgo de rebrote roza ya los 700 puntos y una velocidad de propagación de Rt 1,32.

Además, los colegios catalanes han registrado 364 grupos cerrados por contagios, una cifra que multiplica por tres las de antes de Navidades. En este contexto, el Govern ha insistido en la necesidad de plantearse un aplazamiento de las elecciones. «Muchas elecciones se han aplazado y no ha pasado nada» ha añadido Roger Torrent en Catalunya Ràdio, señalando el caso de Francia como ejemplo.

El líder de Cs, Carlos Carrizosa, ha sido muy duro por su parte criticando la intervención del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, quien hoy ha advertido de las dudas legales sobre una eventual prórroga electoral que no está contemplada en la Ley electoral. «Me parece una intromisión partidista escandalosa del ministro de Justicia en el debate político» ha criticado Carrizosa.

Cs, CatEC y la CUP quieren aplazamiento

Cs, los Comunes y la CUP han sido los partidos que más abiertamente han abogado por retrasar las elecciones. No así el PP, que había mantenido hasta ahora casi tantas dudas como el PSC sobre una eventual prórroga electoral.

«No parece haber motivos para el aplazamiento», apuntaban fuentes del PP catalán tras la reunión mantenida hoy entre el Govern y los partidos. Los populares reconocen que los datos sanitarios «no son buenos», pero añaden que, sobre el papel «las medidas están previstas» para garantizar los comicios y se emplazan a la reunión de este viernes.