Carlos Carrizosa (Barcelona, 1964) es la voz de más de un millón de catalanes que el pasado 21 de diciembre decidieron, aunque sin éxito, aupar a Ciudadanos como ganador de las elecciones para mostrar su rechazo a la independencia. Portavoz de la formación naranja en el Parlament de Cataluña y número dos de Inés Arrimadas, Carrizosa ha plantado cara a Forcadell, a Torrent, a Puigdemont y ahora a Quim Torra para defender el constitucionalismo con voz firme desde su escaño. No tiene buenas sensaciones del actual presidente de la Generalitat, a quien define como «ultracatalanista» y «racista», porque seguirá, a su juicio, la hoja de ruta de su antecesor. Es por ello que rechaza de forma tajante su reunión con Pedro Sánchez de este lunes, ya que éste «se entrevista con el líder del separatismo, pero no con la totalidad de los catalanes».

A Sánchez le reprocha algunos de sus primeros «gestos» con los separatistas, como el acercamiento de presos, una mala idea para el portavoz naranja, que considera que «la política penitenciaria no puede ser una moneda de cambio con el separatismo». No servirá, a su parecer, para calmar la tensión en Cataluña, donde el desafío secesionista seguirá adelante con este Govern. Por eso mismo recuerda el rechazo de su partido al levantamiento del 155, una medida que volvería a apoyar si la Generalitat sigue alejándose de la legalidad. No obstante, «no sé si Sánchez será capaz de tomar una decisión así llegado el caso», apunta.

Pregunta.- ¿Qué espera de la reunión entre Pedro Sánchez y Quim Torra?

Respuesta.- No espero nada bueno porque hemos empezado mal, creo yo. Creo que Sánchez está en una situación de debilidad que le da el haber sido presidente con los votos precisamente del grupo de Quim Torra, y luego le hemos visto mirando para otro lado con los retos que uno tras otro ha seguido planteando Torra. El jueves se votó otra vez en el Parlamento una declaración de independencia. Torra ha dicho que no descarta la declaración unilateral de independencia y quieren implantar la república y sustituir el Parlament por un Consell de la República, no dejan de plantear cuestiones de este tipo. Por otro lado está Sánchez, que dice que hace gestos, que levanta el control económico, que les acerca a los presos… Hay como una desproporción. Por parte de Sánchez hay gestos y política de apaciguamiento y por la otra parte se sigue adelante con lo de siempre.

P.- ¿Cree que Sánchez se reúne con el presidente de los catalanes o con el representante de los independentistas? Arrimadas ya le ha hecho algunos reproches al respecto por no llevar muchos de los asuntos que afectan a la región.

R.- Sánchez va a hablar con el separatismo. El propio marco que los independentistas están imponiendo. Torra va sólo como líder de ese 47% de votantes que le han dado su apoyo pero que en ningún caso justifica que se salte las leyes. Sánchez debería tener presente que se entrevista con el líder del separatismo, pero no se está entrevistando con la totalidad de los catalanes.

P.- ¿Está de acuerdo en que se produzca esta reunión justo después del desplante de Torra al Rey Felipe o al embajador de España en EEUU?

El Gobierno está demostrando que están pagando los pactos secretos que se hicieron en su día con ERC y con JxCat»

R.- En absoluto. Por parte del Gobierno de España se está demostrando que están pagando los pactos secretos que se hicieron en su día con ERC y con JxCat y que no conocemos el resto de los españoles. Le hemos pedido mil veces a Pedro Sánchez que nos diga cuáles fueron los pactos que le llevaron al gobierno y por qué obtuvo los votos del separatismo. Ahora estamos viendo que lo hizo a cambio de mirar hacia otro lado cuando por ejemplo, como el jueves, se declaró la independencia en el Parlament. Pedimos a Sánchez que recurra su gobierno ante el Tribunal Constitucional. España es quien puede tener la máxima fortaleza para defender el Estado de Derecho, y si Sánchez mira para otro lado, lo que está haciendo es dejar indefensa a la otra mitad de los catalanes.

P.- El jueves vimos cómo el Parlament aprobaba la moción que reivindica la Resolución del 9-N de 2015 pese al aviso de los letrados. ¿Además del recurso del TC, cómo cree que debería actuar el Gobierno de Pedro Sánchez?

R.- Lo primero, no se tendría que haber levantado tan alegremente el control económico, que se va a utilizar para dar 20 millones a TV3, que es la televisión más cara de España, y para abrir embajadas. Hay que actuar haciendo política pero en defensa de la legalidad. Recurrir al TC no es un mero gesto. Políticamente tendría mucho significado que se anuncie que no se va a permitir que se quebrante la legalidad de Cataluña, eso yo lo veo básico.

P.- Decía esta semana el señor Villegas que si en esa entrevista se habla de todas las cuestiones que quiere Torra, como el referéndum, «no será una derrota sólo de la política de Sanchez, será del Gobierno de España y, por lo tanto, de los españoles». ¿Significa eso que deberían vetarse temas a tratar?

R.- No se trata de que se veten temas, pero a mí me gustaría saber, cuando hablan de diálogo sin cortapisas, qué significa sin cortapisas. A la aplicación de la Constitución, por ejemplo, o a respetar los derechos lingüísticos de los catalanes, que todavía se siguen poniendo multas a los comercios que rotulan en castellano y esas sentencias, por ejemplo, el TC dijo que no eran legales. Este tipo de ilegalidades que se vienen cometiendo ahora por la Generalitat yo creo que merecen una respuesta que restablezca el Estado de Derecho de los catalanes, y una parte de los catalanes estamos esperando que el Gobierno respalde la legalidad. El señor Torra no representa a los catalanes, sólo a los del lazo amarillo.

P.- ¿Cómo valora las primeras medidas del gobierno de Sánchez, entre ellas el acercamiento de los presos? ¿Cree que puede servir para rebajar la tensión?

No se pueden utilizar los beneficios penitenciarios y los acercamientos de los presos para pagar hipotecas»

R.- La política penitenciaria no puede ser una moneda de cambio con el separatismo. No se pueden utilizar los beneficios penitenciarios y los acercamientos de los presos para pagar hipotecas a cambio de los votos de la investidura. A nosotros nos parece que, además, este acercamiento estaba particularmente contraindicado porque se están llevando los presos a la administración que todavía no está acatando las leyes como se demostró el jueves en el Parlamento. Si el director general de prisiones lleva el lacito amarillo y además fue denunciado por los sindicatos por sus manifestaciones en cuanto a que eran presos políticos y los sindicatos de prisiones censuraron sus injerencias, los presos por el golpe a la democracia están bajo la tutela de esta administración rebelde. Eso no nos parece lo más adecuado.

P.- ¿Cree que van a tener un trato preferente?

R.- Yo estoy convencido de que con el poco respeto que están teniendo a las personas va a haber desigualdad con el resto de la población penitenciaria. Y por lo menos, quienes están diciendo en las manifestaciones que piden su libertad van a ser quienes les tengan custodiados. Eso ha sido un error.

P.- ¿Cómo cree que va a cambiar la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno en el conflicto catalán?

R.- Tuvimos en Rajoy un presidente inactivo y paralizado y que lo era seguramente por falta de decisión como gobernante. Aquí me temo que vamos a tener un presidente atado con pactos secretos, débil y dependiendo de los votos del separatismo. Por tanto, soy pesimista en la capacidad del Gobierno de España para poner coto a las ilegalidades que seguro se van a producir. Nosotros llevamos desde 2006 luchando contra el separatismo y sabemos que no van a parar, y al señor Torra no le van a convencer y no va a parar hasta que consiga la independencia. El jueves mismo en el Parlament, contra la recomendación de los letrados se votó y se ganó esa votación ilegal. O el señor Sánchez deja de pensar en esos pactos secretos y empieza a activarse o no tengo un buen pronóstico para los catalanes que queremos seguir siendo españoles y europeos.

P.- ¿Qué espera de esta legislatura después de que se aprobara la moción del jueves? ¿Puede haber otro 155?

Soy pesimista en la capacidad del Gobierno de España para poner coto a las ilegalidades que seguro se van a producir»

R.- No sé si tendremos que volver otra vez al 155, ni si Sánchez será capaz de tomar una decisión así llegado el caso. De lo que estoy seguro es de que el gobierno de Torra va a persistir en la división porque ya ha hecho medidas como negarse a facilitar cualquier encuentro con la líder de la oposición en la ronda de contactos. Se le pidió que condenase la violencia de los CDR, que retirara el lazo amarillo, que simboliza el golpe a la democracia, y no quiso hacer ninguna de estas cosas. Teniendo en cuenta el carácter ultracatalanista y ultraidependentista de Torra, que ha escrito artículos supremacistas y racistas, pues nos tememos que esto no va a aflojar.

P.- De seguir así, ¿Ciudadanos apoyaría otro 155?

R.- Ya dijimos en su día que no era buena idea levantar las medidas del 155 cuando se estaba manifestando por parte de Torra que no descartaban la declaración unilateral de independencia y volvían a reponer las cosas al estado anterior y volvían a revitalizar el Diplocat y no se nos hizo caso. Ayer llegamos otra vez a una nueva declaración de independencia en el Parlamento y parece que por parte del Gobierno de España se está dispuesto a mirar hacia otro lado. Nosotros esperamos que reaccione y tenemos clarísimo que una autonomía no puede estar continuamente en estado de no acatamiento de la legalidad y que para reponer la normalidad está el 155. El 155 sí que es aplicar la ley y sí que es aplicar la Constitución. El estar en una autonomía que no cumple las leyes es una anomalía . La normalidad se repone con un 155 cuando una comunidad autónoma no acata las leyes y va contra el interés general de España. Yo creo que esto, va a llegar un momento en que tengamos que hacerlo, lo que no le puedo decir es ni cómo reaccionará Sánchez ni el momento justo en que esto sea inevitable.

P.- ¿Cómo valora los nombramientos de Batet y Borrell al frente de política Territorial y Exteriores, respectivamente?

R.- En el caso de Batet, votó a favor de hacer un referéndum para separar Cataluña de España y hemos oído decir que hay que dialogar sin cortapisas y nos preguntamos a qué se refiere. A la señora Batet habría que explicarle que lo que dictó el Constitucional con la sentencia del estatuto es que era inconstitucional tener un poder judicial en Cataluña separado del resto de España. A ver si creemos ahora que es conveniente darle a esta Generalitat el poder judicial que tenían inconstitucionalmente en el anterior estatuto. No creemos que sea de recibo hacer estas concesiones a alguien que nunca va a estar contento porque son unas primeras concesiones y después lo que quieren es la independencia.

No sé si tendremos que volver otra vez al 155, ni si Sánchez será capaz de tomar una decisión así llegado el caso»

En el caso de Borrell, él que ha manifestado en varias ocasiones lo nocivo que es el pensamiento nacionalista en una Europa que quiere estar unida, y en el caso del nacionalismo catalán que ha mostrado ribetes de antieuropeismo y han tenido contactos con la ultraderecha europea y la Liga Norte italiana… El señor Borrell sabe muy bien lo que está ocurriendo, pero creo que miró también hacia otro lado en la noticia de las embajadas. Creo que hizo un ejercicio de buenismo y dijo que las delegaciones, si servían para promover la economía y la cultura, estaban muy bien. Eso es cierto pero en este caso creo que con partidos separatistas estas embajadas no sirven únicamente para la economía y la cultura sino que son herramientas para difundir internacionalmente el procés, cosa que yo creo que ha hecho mucho daño a la imagen de España por la pasividad de los anteriores gobiernos.

P.- ¿Cree que es adecuado que Puigdemont se acoja a los beneficios de ex president de la Generalitat dada su situación judicial?

R.- Eso me parece del todo una locura política. Va contra todo lo razonable que a un señor que está fugado de la justicia, encima le tengamos que pagar todos los españoles la secretaria, el chófer y la oficina. Nosotros hemos pedido medidas para evitarlo y pediremos responsabilidades para los gestores económicos que ordenen pagos para una persona fugada de la justicia, porque eso además tiene ribetes de favorecer la fuga de un huido de la justicia.

P.- ¿Cuál va a ser el objetivo de Ciudadanos en esta legistatura, nuevamente como oposición después de haber ganado las elecciones y con un gobierno que no tiene pinta de que vaya a cambiar los planes independentistas?

R.- El objetivo de Ciudadanos es doble: por un lado plantar cara con toda la fuerza que nos han dado los catalanes que nos ha votado. Saben que Ciudadanos no mira a otro lado y por eso nos han votado. Segundo, dejando claro que no queremos que nos saquen de Cataluña y de España, el objetivo de nuestro grupo parlamentario y de nuestra presidenta, Inés Arrimadas, son las políticas sociales para mejorar la vida de los catalanes. Nosotros nos presentamos en campaña electoral para recuperar la convivencia, recuperar las instituciones  recuperar las más de 4.000 empresas que se han ido. Presentaremos la batalla en esta legislatura, que no creo que pueda ser demasiado larga dada la inestabilidad que provoca el gobierno de Torra y esperamos relevarle en la próxima legislatura.