El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha atribuido este sábado la marcha de sedes sociales de empresas de Cataluña a otros lugares al «desgobierno» en los últimos años del Ejecutivo catalán liderado por Junts y ERC.

Lo ha dicho en un acto de campaña del PSC, para respaldar al candidato socialista a las elecciones catalanas del 14-F, el exministro de Sanidad, Salvador Illa, y en el que también han participado la cabeza de lista del partido por Tarragona, Rosa Ibarra, entre otros, según informa Europa Press.

«Las empresas se han marchado por la crispación, la polarización y la inseguridad jurídica en la que sumió Cataluña el Govern«, ha reprochado el presidente en un acto en el que Illa ha anunciado un nuevo plan de reactivación industrial.

Illa ofrece estabilidad frente al «espectáculo» del independientismo

Illa ha asegurado que si es presidente de la Generalitat formará un Govern «cohesionado» que dará estabilidad a Cataluña, que, en su opinión, no se puede permitir seguir con el «espectáculo» de la división del actual Ejecutivo de JxCat y ERC.

«Estamos dispuestos a asumir la responsabilidad de construir un Govern progresista, dialogante y solidario; un Govern que trabaje con decisión y con cohesión. El espectáculo que hemos visto de un Gobierno dividido no nos lo podemos permitir», ha afirmado.

El presidenciable del PSC ha reivindicado que, tras una «década perdida» por el «procés», ha llegado el momento de dejar atrás la «política de trincheras» basada en «debates estériles, absurdos e inútiles» para dar paso a «soluciones reales para problemas reales». «No quiero perder ni un minuto más en la guerra de banderas», ha exclamado.

El acto ha arrancado con un recuerdo a Òscar Hijosa, coordinador de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en Tarragona, que murió este viernes a los 42 años por el Covid-19.

El número dos de los socialistas al 14F por esta provincia, el exconcejal de Cs Rubén Viñuales, ha asegurado que él fue uno de los primeros al sentir el «efecto Illa» cuando el presidenciable le pidió que se sumara a su candidatura: «Hablamos y, tengo que decirlo, me enamoré de Salvador Illa», ha afirmado, según recoge Efe.

Por su parte, la candidata por Tarragona, Rosa María Ibarra, ha lamentado que el sur de Cataluña «no ha sido una prioridad» para el actual Govern de JxCat y ERC, que en sus presupuestos no previó las inversiones que necesita este territorio, que debe ser «pionero» en la transición energética y la descarbonización de la región.

«Tenemos muchas fortalezas pero en este momento tenemos una gran debilidad, que es el Govern que hay en la Generalitat», ha recalcado.