La primera sesión de control al Gobierno de 2021 se ha saldado con la primera trifulca del día. Meritxell Batet, presidenta del Congreso, ha tenido que interrumpir la intervención de Pablo Iglesias para pedir «silencio» y recordar a los líderes políticos que evitaran interrumpir cuando otros tienen el turno de palabra.

La presidenta del Congreso se ha visto obligada a llamar la atención este miércoles a los diputados del PP que reclamaban a gritos el informe del Consejo de Estado sobre el decreto ley de los fondos europeos.

Cuando los gritos de ‘Informe, Informe’ pasaban por encima de la respuesta del vicepresidente Pablo Iglesias, la presidenta del Congreso se ha visto obligada a intervenir con severidad. Así, Batet ha pedido que «no se escondan detrás de las mascarillas», pues «se les reconoce perfectamente».

Ese informe fue reclamado al presidente Sánchez por el líder del PP, Pablo Casado, y a partir de ahí ha sido ‘leiv motiv’ de las preguntas de los diputados del PP, pero también lo reclamaban a gritos los diputados del Grupo Popular cuando intervenían los ministros e incluso el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha mostrado un cartel desde el escaño.

La llamada de atención de Batet pareció surtir efecto pues a partir e ese momento los gritos cesaron en el hemiciclo y la sesión de control pudo continuar con normalidad.