El sondeo de TVE y TV3 apunta al triunfo en porcentaje de voto del PSC (34-36 escaños), pero con ERC ganando en escaños (36-38 escaños), dado la que horquilla más alta de los socialistas es la más baja de los independentistas republicanos. De hecho, Pere Aragonès podría sumar mayoría absoluta con un pacto bien con Junts (30-33 escaños) -tercera fuerza política- o con el PSC, sin necesidad de apoyos parlamentarios ni de la CUP (7) ni de En Comú Podem (6-7).

El independentismo consigue así una amplia mayoría, pero a diferencia de diciembre de 2017, cuando tuvieron lugar las anteriores autonómicas, se abre la puerta a otra fórmula de Gobierno si se quiere explorar un ejecutivo que rompa la dinámica de bloques inserta en la política catalana entre independentistas y constitucionalistas.

De confirmarse estos resultados del sondeo, la apuesta por el ex ministro de Sanidad, Salvador Illa, se saldaría con un resultado agridulce para el candidato del PSC. Los socialistas agitaron el tablero electoral al cambiar a Miquel Iceta por Illa, que contribuyó a mejorar sustancialmente las expectativas de los socialistas, pero el nuevo descenso de los morados, de confirmarse estos datos, le alejan muchísimo de poder aspirar a gobernar. Incluso con la horquilla más alta, los 36 escaños del PSC más los 7 de ECP, se quedan muy lejos de sumar una mayoría con la que poder gobernar, salvo que ERC les apoyara, algo impensable si gana en diputados.

Por su parte, el anterior ganador de las elecciones, Ciudadanos, que consiguió en 2017 el hito de ser la primera fuerza política no independentista que ganaba en votos y escaños, se hunde de los 36 a los 6-7 escaños, que es el mismo resultado de Vox, que podría ser primera opción del centro-derecha en votos.

Para el PP no ha sido una buena jornada, y eso que en 2017 partía de unos exiguos 4 diputados que le impidieron incluso tener grupo parlamentario propio. A lo sumo, puede ganar 1 más. Entonces Ciudadanos se negó a prestarle un diputado por entender que ese tipo de prácticas parlamentarias eran poco menos que un «fraude electoral».

En 2017 Ciudadanos sacó 36 diputados, seguida de los 34 de Junts, los 32 de ERC, los 17 de PSC, los 8 de En Comí Podem y los cuatro cada uno que obtuvieron la CUP y PP.

En un parlamento formado por 135 escaños la mayoría absoluta se alcanza con un mínimo de 68 escaños. Viene siendo tradicional que por las peculiaridades del sistema electoral de la LOREG -pues Cataluña carece de ley propia- se prime a las provincias menos urbanas, donde el voto independentista es mayor. De este modo se puede ganar en voto popular pero no en escaños, cosa que no pasa en unas elecciones generales porque en ese caso sí se establecen unos mecanismos de representación mínima.