Cataluña | España

La participación alcanza al 22,7% del censo a las 13.00 horas, 12 puntos menos que en 2017

La participación se sitúa en el 22,7% a las 13.00 en las elecciones catalanas del 14F. Se trata de doce puntos por debajo de la participación registrada a esta hora hace tres años. Sin embargo, este dato debe cogerse con precaución en una jornada marcada por el coronavirus, en la que la franja de las 9 a las 12 horas se había reservado para las personas mayores y especialmente vulnerables.

El conseller Bernat Solé, responsable de la logística electoral, ha señalado tres elementos para explicar esa caída de la participación. Solé se ha referido al «contexto de pandemia en el que se celebran las elecciones», recordado que «en elecciones en otros países también se ha registrado esta caída de participación fruto de la situación de la pandemia».

El conseller ha apuntado además el alto índice del voto por correo -un 350% más que en las elecciones de 2017- que se incorporará a las urnas cuando se cierren los colegios. Y ha señalado por último a la franja de vulnerables, que han votado en primer lugar.

Barcelona y Tarragona, donde más cae

El grueso de la población no estaba llamada a votar hasta el mediodía, un dato que han señalado insistentemente los responsables del dispositivo electoral para pedir que no se saquen demasiadas conclusiones de este primer dato de participación.

Por circunscripciones, Barcelona registra una participación similar a la media catalana, 22,5% y doce puntos por debajo de las elecciones de 2017. En Girona ha votado un 2% más, pero la distancia respecto a los anteriores comicios es aquí de once puntos la misma, igual que en Lleida. Donde ha caído más la participación, 13 puntos, es en Tarragona, donde hace tres años había votado a esta hora un 35% de la población.

Largas colas

El dispositivo forzado por el Covid, en el que los responsables sanitarios designados por la Generalitat obligan a los votantes a esperar en la calle, ha provocado además un proceso mucho más lento de lo habitual y largas colas ante los colegios electorales. Especialmente en Barcelona y su entorno metropolitano.

Esta situación se nota también en los datos de Barcelona. La comarca del Barcelonés es una de las que registra participación por debajo de la media, con un 21,8% de los convocados a las urnas.

Te puede interesar

Comentar ()