La directora general del Institut del Teatre, Magda Puyo, ha presentado su dimisión «por responsabilidad y dignidad», tras los casos de presunto acoso y abuso de poder, que ha condenado.

En un comunicado este viernes, ha asegurado que ha dedicado los cinco años en el cargo toda su «vida y energía» al Institut del Teatre, y que ha iniciado numerosos proyectos con la intención de construir un futuro esperanzador para la comunidad del instituto.

«Pero todo no lo hemos sabido hacer bien. Asumo plenamente mi responsabilidad al no haber sabido encontrar, pese a haberlo intentado, las herramientas eficaces para desligar el Institut de comportamientos abusivos y autoritarios», ha dicho.