España | Madrid

"Hijo, hija, hije", "niño, niña, niñe": así fue el discurso de Irene Montero

Irene Montero, en un acto preelectoral de Podemos para el 4-M.

Irene Montero, en un acto preelectoral de Podemos para el 4-M. EFE

«Hijo, hija, hije», «niño, niña, niñe»: así fue el discurso de la ministra de Igualdad, Irene Montero, este viernes en Madrid en un acto de precampaña de Unidas Podemos para las elecciones del 4 de mayo.

El uso de estos términos ha desatado una ola de críticas en las redes sociales, como la de Toni Cantó, que escribió en Twitter: «Irene Montero y el lenguaje inclusivo: Vaya manera de hacer el ridículo (…). Su ministerio nos cuesta 451 millones de euros, euras, eures».

Montero advirtió de que una victoria de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los comicios del 4 de mayo supondrá el crecimiento de la «LGTBifobia, del odio y del racismo».

Además, ha pronosticado que en estos comicios las personas LGTBi y trans «se juegan su día a día», el «poder ser quienes son», tanto en la calle como en los puestos de trabajo «sin tener que ocultarlo» con «miedo», como a su juicio pretende la «extrema derecha».

«Se juegan ir a alquiler un piso y que te digan que no porque eres bollera, el ir a la escuela y saber que si te llaman maricón, vas a poder recurrir a los profesores, a tus padres y cualquier persona de la sociedad ante una vulneración de derecho», ha alertado para pronosticar que la respuesta ante esos riegos por parte de la actual presidenta regional será «indiferencia» e «impunidad» ante esas conductas, informa Europa Press.

Durante un acto de campaña con colectivos LGTBi y trans junto al candidato de Unidas Podemos a la Presidencia regional, Pablo Iglesias, Montero ha asegurado que Madrid debe seguir siendo la capital del Orgullo y, para ello, es necesario que haya un gobierno progresista tras la llamada a las urnas.

Montero ha subrayado que Madrid para muchas personas LGTBI es «una casa», un sitio en el que empezar de nuevo y vivir acorde a su identidad cuando en su «pueblo, su ciudad o su hogar» de origen no pueden hacerlo.

¿Que significa libertad, que una familia si lo desea pueda llevar a su hijo, hija e hije a una terapia de conversión, a ver si puede dejar de ser bollera, de ser maricón, a ver si deja de ser bisexual, de ser una persona trans?», dijo Montero

Esa cualidad para la ministra está en riesgo en caso de que Ayuso pueda volver a gobernar y por ello ha llamado a la unidad de estos colectivos para trabajar en favor de la victoria progresista, pues solo así se garantiza tener una sociedad «justa, democrática y con garantías» para la diversidad.

Montero también ha recalcado que la movilización del electorado de izquierdas es la única forma de impedir que la «extrema derecha siga creciendo» pese al «blanqueamiento permanente de los poderes mediáticos».

También, ha proseguido, es la forma de evitar, pues con un Gobierno regional apoyado por Vox puede ocurrir, que una persona LGTBi o trans le de miedo ir con su pareja de la mano por las calles de Madrid.

De esta forma, es «muy importante» que hable «la mayoría» para que la diversidad, con un cambio político, pueda tener lugar en la Comunidad «sin miedo a nada».

Para ello, ha dicho que para que haya gobiernos progresistas «muchas cosas son necesaria» pero solo dos fundamentales, que ningún voto «quede en casa» y que la candidatura de Unidas Podemos esté «fuerte» en estas elecciones, dado que una victoria de Iglesias es garantía de una coalición progresista como defendió a nivel estatal «frente a viento y marea».

Y es que Montero ha reivindicado la capacidad de lucha del colectivo LGTBi durante décadas para impulsar políticas públicas que cuestan «mucho» y, cuando por fin se aprueban, «todo el mundo se quiere colgar la medalla».

Por este motivo, ha reprochado a Ayuso que diga que «defiende la libertad» cuando «en realidad habla de indiferencia y de impunidad». «¿Que significa libertad, que una familia si lo desea pueda llevar a su hijo, hija e hije a una terapia de conversión, a ver si puede dejar de ser bollera, de ser maricón, a ver si deja de ser bisexual, de ser una persona trans?», ha cuestionado.

A continuación, también ha dicho que esa «indiferencia» que achaca a la dirigente popular implica que, ante acoso escolar por orientación sexual, la respuesta sea que con «chiquilladas, bobadas que ya se pasarán», en lugar de desplegar protección desde el profesorado y las instituciones.

Por tanto, es consciente de que en Madrid queda «mucho por hacer» y que es irrenunciable las leyes LGTBi y trans a nivel estatal para garantizar sus derechos. «Las personas LGTBi sabéis que donde hay odio no puede haber libertad, que son incompatibles y los discursos de odio con la derecha y la ultraderecha no están proponiendo libertad», ha zanjado.

Comentar ()