Vox no tendrá senador autonómico en representación del Parlament. El bloque independentista integrado por ERC, JxCat y la CUP, al que se han sumado los Comunes, ha encontrado la fórmula para hacer efectiva su amenaza y excluir al partido de Santiago Abascal del reparto de senadores que se ha aprobado en la Junta de Portavoces.

Se trata de la cuota Imperiali, una variante de la Ley d’Hont, que corrige las fórmulas para favorecer a las mayorías y que en su aplicación en el Parlament otorgará tres diputados al PSC, otros tres a Esquerra y dos a JxCat. El portavoz de Vox, Juan Garriga, ha denunciado el acuerdo de la Junta y ha dejado claro que emprenderán acciones legales contra la Mesa si ratifica esta decisión.

Tradicionalmente se había utilizado la fórmula de restas menores, que hubiera otorgado dos senadores a los socialistas, republicanos y Junts, uno para Vox y otro para la CUP, cuarta y quinta fuerza de la cámara. Pero ya desde la constitución del Parlament independentistas, comunes y socialistas firmaron un Pacto Antifascista cuyo objetivo es excluir a Vox de los órganos de gobierno de la cámara, como ya sucedió con la elección de la Mesa.

Antecedente en Ecuador

«El sistema que quieren aplicar para aislarnos es una imperial estafa» ha concluido Garriga, quien ha denunciado que el Parlament renuncie a la fórmula habitual para optar por un cálculo «usado en Italia en 1950 y en Ecuador en 2004».

Por ello, el portavoz de Vox ha anunciado la intención de su partido de agotar «todos los cauces previstos en la cámara» para frenar este acuerdo. Si sale adelante, ha añadido, «preparamos un recurso de amparo al Tribunal Constitucional con petición de cautelares para que se haga justicia».

En la Junta, PSC, PP, Cs y Vox han abogado por aplicar la Ley d’Hont, que hubiera otorgado tres senadores a los socialistas, por dos para ERC y Junts y uno a Vox.

Actitud totalitaria

Tanto Cs como el PP han denunciado la actitud «totalitaria» del bloque independentista «con el apoyo entusiasta de los comunes y la aquiescencia del PSC» ha lamentado el diputado de Cs Nacho Martín Blanco. Los independentistas, ha añadido, «se sacan del gorro la fórmula Imperiali para aislar a Vox y dejarle sin senador» pero en democracia «cuando alguien tiene un resultado es inadmisible que se diga con absoluta naturalidad que lo que se pretende es aislar a un grupo y expulsarlo del debate, es la antítesis de la democracia».

«A Vox le toca un senador porque lo decidieron los catalanes, y cualquier fórmula que se salga de eso es profundamente antidemocrática» ha añadido el líder del PP catalán, Alejandro Fernández.

CatEC: No creen en el modelo autonómico

Para el portavoz de CatEC, David Cid, sin embargo, la fórmula propuesta por Esquerra es válida porque «los senadores de designación autonómica lo son de todo el Parlament» y por tanto, según ellos, deben defender el modelo autonómico y el autogobierno.

Vox «está a favor de abolir el estado de las autonomias» ha argumentado Cid para justificar su decisión. Además, ha añadido, «es un partido xenófobo y homófobo».