España | Salud

Seis positivos y ningún contagio en el concierto de Love of Lesbian, con 5.000 personas

Concierto de Love of Lesbian.

Prueba superada. Al menos así lo creen los promotores del concierto de Love of Lesbian que el pasado 27 de marzo reunió a 5.000 personas en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Sin límite de aforo ni distancia de seguridad. Pero con test previo de antígenos para todos los asistentes.

Sólo seis de esos 5.000 asistentes dieron positivo por Covid dos semanas después, de los que cuatro se contagiaron fuera del concierto, según los organizadores. Además, los seis casos registrados estaban en puntos separados del Palau Sant Jordi, por tanto no hubo contagio entre ellos, y fueron casos leves o asintomáticos.

Por tanto, concluyen los promotores del experimento, no se produjo transmisión masiva en el concierto. «Un concierto de música en vivo, en un recinto cerrado, con 5.000 personas que pueden cantar, saltar, bailar y abrazarse, y que han pasado un test previo, es una actividad segura» ha concluido el doctor Josep Maria Llibre, director del estudio.

La proyección de esos seis casos da una incidencia de 136 sobre 100.000, la mitad de la incidencia de contagios que registró Barcelona esa semana.

Segunda prueba

El concierto, tutelado por médicos del hospital Germans Trias i Pujol de Badalona, se presentó como una prueba piloto para la celebración de grandes eventos. Era la segunda de estas pruebas, tras un concierto de formato reducido, con 500 personas, celebrado en la Sala Apolo, en el que tampoco se acreditaron contagios.

Para garantizar la seguridad de los asistentes, la entrada se hizo de forma gradual y a través de cuatro puntos de acceso. En ellos se entregaba al público una mascarilla FPP2 de la organización que debían colocarse en lugar de la que traían de la calle y también se pasaba por un punto de gel hidroalcohólico.

Todos los asistentes se realizaron test previos de antígenos el mismo día del concierto. La mayoría de los 5.000 asistentes, entre las 8 y las 16 horas en las tres salas dispuestas para ello (Luz de Gas, Razzmatazz y la Sala Apolo), mientras que los más rezagados se hicieron la prueba en el propio Sant Jordi.

En estos test se detectaron seis positivos por coronavirus. Todo el control de entrada y de pruebas negativas se canalizó a través de una aplicación móvil, casi más importante esta vez que la propia entrada del concierto.

Comentar ()