La Dirección General de la Guardia Civil acaba el resolver el procedimiento de contratación que lanzó a principios de año para la compra de 2.160 chalecos antibalas de diferentes características adjudicando el suministro de tan solo 800 unidades (el 37 %) y declarando desierta la mayor parte de los lotes, bien por no recibir ofertas o por no cumplir éstas las condiciones técnicas estipuladas en los pliegos.

Según se detalla en el anuncio publicado en la Plataforma de Contratación del Sector Público, la Guardia Civil tan sólo ha logrado cerrar con éxito el lote relativo a los chalecos externos portaplacas, adjudicado a la empresa Fábrica Española de Confecciones SA (Fecsa) por 399.996,96 euros (a razón de unos 483 euros por unidad, impuestos incluidos). Se trata de la compañía madrileña a la que el Instituto Armado acordó el pasado 16 de noviembre encargarle también el suministro de 25.000 chalecos antibalas externos -entre el 1 de enero 2021 y el 30 de abril de 2023- por 12,34 millones de euros.

De las cinco partes en que se fraccionó el procedimiento de contratación ahora resuelto, la Secretaría de Estado de Seguridad ha declarado desiertos cuatro. En dos ocasiones ha sido por no recibir propuestas, en concreto en los lotes correspondientes a los chalecos internos femenino MGC-2 (400 unidades) y masculino (600). El presupuesto máximo conjunto ascendía a 298.870 euros, con lo que la Guardia Civil estaba dispuesta a pagar hasta 298,87 euros por prenda.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Existen otros dos lotes en los que la entidad adjudicadora sí recibió ofertas en el plazo determinado en los pliegos, pero las muestras no superaron la evaluación técnica al que fueron sometidas por el Servicio de Armamento y Equipamiento Policial durante la tramitación del procedimiento de contratación.

Por el paquete de 300 chalecos externos de alta protección balística, con un presupuesto de 689.700 euros, pujaron las empresas Fábrica Española de Confecciones y Sermipol Tecnología de Defensa SL: ambas fueron excluidas al no cumplir todas las exigencias previstas en el pliego de prescripciones técnicas. Idéntica situación se ha constatado en la remesa de 60 chalecos externos de alta protección nivel III (359.370 euros), cuya adjudicación ha intentado en vano la firma Uniformidad y Suministros de Protección SL.

Que no se hayan comprado todas las unidades previstas ha aumentado el malestar existente entre las asociaciones profesionales de la Guardia Civil, toda vez que ello aleja el objetivo de que cada agente pueda contar con su propio chaleco para la prestación del servicio en máximas condiciones de seguridad en lugar de tener que compartirlo.

Interior reconoce que el año pasado se dio de baja a 14.788 chalecos antibala en la Guardia Civil al agotar su vida útil

«Desconocemos qué órgano o servicio de la Dirección General de la Guardia Civil es responsable de esta situación, pero lo cierto es que de la misma se desprenden o pueden desprenderse riesgos para la integridad física, la salud y la vida de los guardias civiles que deban hacer uso de esos medios de protección en el desarrollo y desempeño de sus funciones para el cumplimiento del servicio que tengan en cada caso asignado, al ser chalecos balísticos de uso compartido no individualizado en relación con la tallas y morfología de los mismos», ha opinado la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) tras conocer que la adjudicación de cuatro de los cinco lotes han quedado desiertos.

En su comparecencia del pasado 18 de marzo ante la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, reconoció que hasta el verano de 2023 no se alcanzaría el objetivo de disponer de un chaleco por agente. De cumplirse las estimaciones, el Cuerpo contaría entonces con 58.000 unidades.

Chalecos caducados

Gámez dijo que el Ministerio del Interior viene haciendo un importante esfuerzo inversor en los últimos años que ha permitido la adquisición de 33.000 chalecos antibalas externos, con lo que parcialmente se ha podido cubrir las prendas que se han tenido que dar de baja al cumplir su vida útil. A ellos se suman los 800 comprados ahora y los que se vayan incorporando con el plan trienal ya adjudicado, a razón de 8.000 por año.

En respuesta a una petición de información tramitada a través del portal de la transparencia, la Secretaría de Estado de Seguridad ha reconocido que durante el pasado año se dio de baja a 14.788 chalecos antibalas en la Guardia Civil, a los que se sumaron otros 306 en la Policía Nacional.

«Entre los que caducan y los que ustedes que van a comprar este año (8.379, según los presupuestos), a final de año serán más de 40.000 efectivos de la Guardia Civil los que no tendrán chaleco», criticó la diputada del PP Ana Vázquez en la citada comparecencia parlamentaria.