Cataluña | España

ERC tacha de "estafa" las negociaciones con JxCat para formar gobierno en Cataluña

Jordi Sánchez rebaja la oferta de JxCat: No habrá investidura gratis a Pere Aragonès

Jordi Sánchez y Pere Aragonés se saludan minutos antes de la conferencia del número dos de JxCat

Jordi Sánchez saluda a Pere Aragonés antes de desgranar las condiciones de JxCat para el acuerdo de investidura EFE/Enric Fontcuberta

Cataluña se acerca a pasos agigantados a la repetición electoral. Al menos así lo auguran las afirmaciones de los dos partidos llamados a ocupar la Generalitat hasta hace dos días. ERC ha denunciado hoy sentirse «estafada» en su proceso negociador con JxCat, mientras los de Carles Puigdemont avisan de que no darán su apoyo «gratis» a la investidura de Pere Aragonès.

La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, ha insistido pese a todo en que su partido solo contempla ahora la formación de un gobierno en solitario. Vilalta ha reclamado de nuevo los votos de Junts, la CUP y CatEC para investir a Aragonès pero ha dejado claro que será después de la investidura cuando se vuelvan a plantear una coalición de gobierno «con todos los partidos que den apoyo a la investidura».

Amenaza de JxCat

«En política hay que saber ganar, mantener la petición de una investidura gratis es llevar la situación al límite» había advertido minutos antes el secretario general de JxCat, Jordi Sánchez, desde los micrófonos de Catalunya Ràdio. Sánchez ha insistido además en que su formación seguirá negociando para formar un gobierno de coalición con ERC.

«No queremos valorar las declaraciones diarias Junts» le ha respondido Vilalta, que ha señalado esa amenaza como ejemplo de las «contradicciones» de sus supuestos socios. «Primero os votaremos, después con los comunes, después que no puede ser gratis…. Esto es lo que hace semanas que vivimos, contradicciones constantes, cuando decimos que nos sentimos decepcionados y estafados es esto.

Poco antes, el propio Pere Aragonès insistía en que espera el apoyo de los 32 diputados de Junts a su investidura. En línea con lo anunciado el sábado, cuando dio por rotas las negociaciones para la formación de gobierno y anunció su intención de gobernar en solitario.

Sánchez ha tachado de «inaudita» la exigencia del republicano. «No es razonable, cuando faltan 16 días» para la fecha límite del 26 de mayo «dar un golpe de volante tan brusco que tira por la borda todo el trabajo» de estos casi tres meses de negociaciones. Para el dirigente de JxCat, esto puede llevar a Cataluña a «un accidente autoprovocado que nos sitúe en nuevas elecciones».

Repetición electoral

El número dos de Junts había asegurado hasta ahora que «no especularemos con una repetición electoral» afirmando que, llegado el caso, facilitarían sus votos para la investidura de Aragonès. Pero esa oferta se ha ido rebajando desde que Aragonès decidió aceptarla. Muchas voces internas del partido recriminan a Sánchez ese «error» en la negociación y rechazan hacer efectiva la promesa.

Una oferta que ha ido menguando. De los 32 diputados de JxCat se pasó el sábado a los 4 votos imprescindibles para que Aragonès resulte investido con los apoyos de la CUP y los Comunes. Hoy Sánchez ha añadido una nueva condición. Que los de Ada Colau entren en el Govern aceptando el proyecto independentista.

En ese caso, ha añadido Sánchez, «sería un éxito de Esquerra». Si no es así, ha concluido, los republicanos habrían aceptado el apoyo de CatEC-Podemos a cambio de renunciar a la independencia, «habrán renunciado a la mayoría del 52%» ha argumentado para advertir de que en ese caso no contarán con los votos de JxCat. «No regalaremos la legislatura a Esquerra con un programa ambiguo sobre la independencia».

«No regalaremos la legislatura a ERC con un programa ambiguo sobre la independencia»

Aragonès, por su parte, ha insistido en que espera contar con los 32 votos de Junts para arrancar la legislatura con un gobierno de ERC en solitario ante la imposibilidad de superar escollos en las negociaciones. «Y a partir de aquí luego vemos cómo se pueden ir resolviendo, y si alguien se quiere incorporar al Govern, lo hablamos».

El candidato republicano ha explicado que las conversaciones con Junts siguen encalladas en el papel que debe tener el Consejo por la República (CxR) en la estrategia independentista y ha acusado al partido de «intentar imponer su estrategia por detrás» a través de esta entidad, frente a la apuesta de los republicanos de definir la hoja de ruta independentista en el Parlament.

Un extremo que niegan desde Junts. Aunque reconocen que el escollo es la exigencia de coordinación de la estrategia independentista y de la actuación de los partidos secesionistas en el Congreso.

«Respeto mucho el CxR» ha advertido Aragonès. «Es una entidad que debe hacer su función, pero las elecciones del 14 de febrero fueron al Parlament». Ha añadido que habló con el presidente de JxCat y líder del CxR, Carles Puigdemont, quien le transmitió que «la postura de Junts la define Junts» y que la interlocución debía ser con Jordi Sánchez.

Apoyo del PSC

Sobre si prefiere la repetición electoral a aceptar votos del PSC para ser investido, Aragonès ha dicho que llegar al Govern con esos votos es «incompatible» con la resolución del conflicto político que defienden los republicanos, y ha recordado que los propios socialistas lo rechazan.

«No hace falta que se produzca esta opción si todos los independentistas hacemos lo que hemos hecho en legislaturas anteriores, que es dar apoyo al candidato independentista con más apoyos», ha añadido.

Comentar ()