Jordi Sànchez, líder de la entidad independentista Assemblea Nacional Catalana (ANC) condenado a nueve años de prisión por sedición en la sentencia contra los líderes del proceso independentista de Cataluña, se arrepiente de haberse subido a un coche de la Guardia Civil para dirigirse a los casi 40.000 manifestantes que se concentraron a las puertas de la Consejería de Economía catalana el día 21 de septiembre de 2017 mientras una comitiva judicial registraba el edificio.

«Su actitud, respecto a los hechos delictivos, manifiesta (el interno) que los derechos se ganan a través de la movilización no violenta. Las convicciones no las cambiaría, sí algunas formas de llevarlas a cabo. El interno verbaliza que cambiaría el hecho de subir a un coche para avisar a los manifestantes que desconvocaban la manifestación, desde el exterior se percibió como una falta de respeto hacia la política», se recoge en un informe del equipo multidisciplinar (jurista, psicólogo y trabajadora social) de la prisión de Lledoners donde Sànchez cumple la pena impuesta por la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

Informe del equipo multidisciplinar de la prisión sobre Jordi Sànchez, líder de ANC condenado en la sentencia del Procès

Éste arrepentimiento de sus métodos de movilización (al que la Fiscalía se ha referido en informes anteriores para oponerse a sus permisos penitenciarios al no percibirlo) es una de las razones a las que se refiere el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 5 de Cataluña para conceder a Sànchez un cuarto permiso para salir de prisión durante seis días.

Precisamente la imagen de Jordi Sànchez y Jordi Cuixart subidos en un coche de la Guardia Civil, que utilizaron como atril para dirigirse a los manifestantes independentistas concentrados, fue una de las más comentadas durante el juicio. Los fiscales de Sala del Supremo insistieron durante el proceso en este momento como prueba de la violencia e intimidación para mantener la acusación de rebelión contra ellos, aunque finalmente el Tribunal les condenó por sedición.

No volverá a las manifestaciones

El pasado 14 de enero, Sànchez cumplió la primera cuarta parte de su condena por sedición. Éste, además de su «buena conducta», es uno de los motivos que la magistrada María Jesús Arnau expone para concederle un nuevo permiso ordinario de seis días, a pesar de la oposición del Ministerio Público.

«Ni la gravedad del delito ni la duración de la pena son factores que impidan la autorización judicial de permisos ordinarios de salida, pues tales factores, por si mismos, no impiden la concesión de permisos según la normativa penitenciaria. A mayor abundamiento, en la propia sentencia del TS no se establece limitación alguna, ni se efectúa a priori un pronóstico de peligrosidad en el condenado, puesto que además de la pena de prisión ha sido condenado a la pena de inhabilitación absoluta», traslada la magistrada en su auto de este jueves.

Respecto al arrepentimiento que la Fiscalía ve necesario para conceder permisos fuera de prisión al líder independentista y la posibilidad de que reincida en los hechos delictivos, en el informe del equipo multidisciplinar de la prisión barcelonesa se recoge su decisión de no seguir con la «movilización» como vía para reivindicar la independencia de Cataluña. Con la Diada a la vuelta de la esquina, Sànchez afirma que «aunque desde su juventud «ya llevaba a cabo activismo social a través de movimientos pacifistas y reivindicativos por temas sociales, de igualdad, de progreso y de mejora de la humanidad, y ello le llevó a participar en la conducta descrita, a día de hoy ya no lo contempla como factible, ya que a consecuencia de los hechos se ha desvinculado de toda entidad dedicada a la movilización y no tiene intención de continuar este camino».

Jordi Sànchez afirma que no seguirá por la vía del ‘activismo social’, según un informe de la cárcel de Lledoners

El interno «ni tiene entidad de liderar ninguna entidad ni movimiento social, manifiesta que sus inquietudes políticas serán enfocadas de otra manera, que por descontado no será la de activismo social», se recoge también en el informe de la prisión al que se refiere la magistrada en su auto para conceder la salida.