El entusiasmo expresado este martes por las direcciones de JxCat y ERC, centradas en «vender» a sus bases las bondades pacto de gobierno alcanzado el lunes, no no es compartido por algunos destacados representantes del independentismo más ortodoxo. Los «legitimistas» denuncian en las redes el abandono del «mandato del 1-O» mientras la portavoz de ERC, Marta Vilalta, canta las bondades del acuerdo ante el Consejo Nacional del partido y la dirección de Junts pide a sus bases el apoyo al pacto en la consulta telemática que concluirá este miércoles.

Una de las más destacadas ha sido la ex consejera de Educación y eurodiputada por Junts, Clara Ponsatí, reclamando a las bases de su partido el voto en contra del acuerdo. «Si hoy las bases de Junts dan luz verde a este documento, ningún partido con representación parlamentaria reivindicará el mandato del 1-O» se lamentaba en su perfil de twitter.

Un lamento convenientemente reproducido por el ex presidente catalán, Quim Torra. El sucesor de Carles Puigdemont ya había apuntado previamente su visión crítica del acuerdo, señalando que «sin estrategia independentista será difícil gobernar». Lo hacía en base a un artículo del digital Vilaweb, el medio más próximo a Puigdemont y su entorno, en el que se critica también la falta de concreción sobre cómo piensa implementar la independencia el futuro gobierno de Pere Aragonès.

Su director, Vicenç Partal, critica el acuerdo por poco ambicioso «que certifica más que nada el acercamiento de los sectores pragmáticos» de los dos partidos secesionistas.

Las bases de Junts

También en el entorno de Junts, el activista Mark Serra pasa directamente al insulto para descalificar el pacto de legislatura. Tacha de traidores a las direcciones de Junts y Esquerra y desea que «el pueblo entre en el Parlament a arrancaros de vuestra silla» por insistir en la negociación con el Estado.

Serra arremete, además, contra el ex presidente de la Cámara de Comercio, Joan Canadell, vencedor en las primarias de JxCat en las que Serra obtuvo un resultado más que discreto. «Eres una vergüenza por participar en esta estafa» recrimina a Canadell.

«Si tuvieras un poco de dignidad votarías en contra de la investidura de Aragonès» tras criticar la consulta a las bases, cuyo resultado no impedirá que JxCat apoye la investidura del republicano. Consulta en la que anima a votar en contra del acuerdo pese a todo en una serie de mensajes muy aplaudidos en las redes independentistas.

Críticos de la ANC

Igualmente decepcionados se muestran los siete ex secretarios de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que integran la corriente crítica Donec Perficiam. En tono irónico, este colectivo critica el abandono de la unilateralidad y cuestiona el compromiso del futuro gobierno con la independencia.

En un mensaje enviado por Telegram a sus simpatizantes, este grupo propone «un par de retos» con la lectura del acuerdo: «A ver si eres capaz de leer donde habla de cómo hacer posible la independencia». Proponen buscar también «dónde habla de ejercer la unilateralidad» y «dónde se menciona el mandato inequívoco del 1-O».