Arran, colectivos anti sistema y de defensa del derecho a la vivienda han ocupado este martes la sede de Esquerra en protesta por el desalojo de un edificio ocupado en el Poble Sec de Barcelona. La CUP advirtió el viernes a Pere Aragonès que no tendría los cien días de gracia para empezar a aplicar los acuerdos de investidura. Y el primer día de su mandato, con el Govern todavía por nombrar, los republicanos se han encontrado con la primera protesta a las puertas de su sede.

Los manifestantes recriminan a Aragonès la participación de las unidades antidisturbios de los Mossos en el desalojo, instado por orden judicial. Recuerdan que uno de los puntos fundamentales del compromiso con la CUP es que la policía autonómica deje de participar en desahucios y desalojos, pese a ser policía judicial en Cataluña.

El TSJC confirma que no había vulnerabilidad

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha informado de que el desalojo ordenado por el juzgado de primera instancia 54 de Barcelona se ha llevado a cabo con apoyo policial a petición de la parte actora, que aceptó el juez. En su informe, el TSJC ha confirmado además que no había vulnerabilidad de los desalojados porque el juzgado inadmitió el informe aprobado por el Ayuntamiento de Barcelona.

En su resolución, el magistrado señaló que «según el padrón y los informes presentados el solicitante tiene 28 años de edad y no sufre problemáticas de salud destacables. Tiene apoyo familiar (padres y una abuela) que le dan soporte económico y, por tanto, se estima pueden ofrecerle una vivienda para residir. Además, ocupa en solitario la vivienda de autos. Por último, señalar que el codemandado ocupa otro piso en el mismo edificio y podría darle alojamiento». 

El TSJC recuerda además que se trata de un «procedimiento por precario» no asimilable al impago de hipoteca ni de alquiler, puesto que no existía ningún vínculo entre el propietario y el inquilino del inmueble.

Aragonès señala a la justicia

El presidente de la Generalitat, por su parte, ha asegurado que los antidisturbios de los Mossos han intervenido en el desahucio del bloque Llavors de Barcelona por orden judicial. En una entrevista en Catalunya Ràdio Aragonès ha defendido que «la orden de intervención de la Brimo es muy concreta, hecha por el juez».

Así se lo ha trasladado a los dirigentes de la CUP que han participado en la protesta, ante los que ha defendido que el desalojo no vulnera el pacto de investidura sellado con su formación. Aragonès ha urgido a trabajar en un nuevo protocolo de desahucios «en estos casos para evitar situaciones como las que se están produciendo hoy» y que involucre a la administración de justicia, además de a la Generalitat.

Un grupo de manifestantes ha bloqueado el acceso a la sede republicana, lo que ha llevado al despliegue de un fuerte dispositivo policial, que han rodeado la sede de la calle Calabria con unidades de la Brimo para impedir el acceso de más manifestantes a la sede. Finalmente, las oficinas de Esquerra han sido desalojadas a las 11.00 horas pero la protesta sigue en la calle.

Previamente, los diputados de la CUP Dolors Sabater, Eulalia Reguant, Carles Riera y Xavier Pellicer entre otros dirigentes del partido antisistema, han participado en la protesta por el desalojo.