España

García-Page se suma a González y Vara contra los indultos: "Me parecería una enorme desgracia"

El barón socialista ha advertido que la medida de gracia supondría una "condena" para el PSOE | Page afirma que "lo más grave" del asunto es la falta de arrepentimiento de los implicados en el 1-O: "¿Y si vuelven a las andadas?", cuestiona

El presidente de Castilla La Mancha, Emiliano García Page. EFE

El socialismo se revuelve contra el Gobierno por su intención de conceder el indulto a los 12 presos del ‘procés’. Este jueves se ha pronunciado al respecto el presidente de Castilla-La Mancha, que se ha unido a Guillermo Fernández Vara y a Felipe González en sus críticas a Moncloa por una medida, a su juicio, «injustificada» que implicaría en última instancia una «condena» para el PSOE. García-Page no ha escatimado en reproches a Pedro Sánchez, al que ha recordado que la sentencia judicial a cuenta del caso Gürtel, que sirvió como punto de partida para conformar la moción de censura que le dio el Gobierno, es igual de legítima que el pronunciamiento condenatorio del Tribunal Supremo, que ayer emitió un duro informe en contra de las intenciones del Ejecutivo respecto a los políticos independentistas y sentenció que la solución del indulto es «inaceptable».

«Más que una medida de gracia, me parecería una enorme desgracia», ha lamentado el dirigente socialista, en declaraciones a los medios de comunicación tras recibir este jueves la vacuna del coronavirus. Ha mantenido la esperanza, no obstante, en que el Gobierno escuche el clamor interno y dé marcha atrás en las intenciones que ayer mismo deslizó el propio Pedro Sánchez en sede parlamentaria, quien apeló a la «concordia» y a la «convivencia» para conceder la medida de gracia. García-Page ha puesto en valor las convicciones «constitucionalistas y socialistas» y ha instado a Moncloa a que recule y no lleve a efecto los indultos para los condenados del ‘procés’.

«Me duele como jurista que se esté hablando permanentemente de una figura como el indulto desde un perfil político», ha dicho, ya que este mecanismo «no deben tener ni perseguir origen político». En sus declaraciones, ha defendido en todo momento el razonamiento del Tribunal Supremo, y ha insistido en la idea de que el Ejecutivo debe respetar en todo momento el dictamen de la Justicia. «Los indultos no pueden parecer una transacción», ha dicho, rescatando precisamente uno de los argumentos de la oposición, que acusan a Sánchez de «mercadear» con la soberanía nacional para mantenerse en el poder gracias a sus socios independentistas. «En ningún caso puede significar una cesión, porque eso es exactamente lo contrario a una medida de gracia, que a mí no me hace ninguna gracia», ha abundado.

Los indultos no deben tener perfil político, y menos aún que resulten parecer una transacción»

García-Page ha reconocido que debería haber existido antes una solución política y no judicial al conflicto catalán, pero ha insistido en que «los culpables del lío son los independentistas que provocaron una crisis constitucional y que vulneraron las leyes a sabiendas de lo que hacían».

«¿Y si vuelven a las andadas?»

El barón socialista ha incidido en el hecho de que «lo más grave» a su juicio es el hecho de que «la gente que pervirtió deliberadamente el orden constitucional» y vulneró el derecho de los españoles y catalanes «insisten en reincidir». «¿Se imagina alguien en qué posición quedaría el que toma la decisión de indultar sin garantizarse primero la renuncia expresa a volver a las andadas?», aventuraba.

Ha advertido que, en este momento, una decisión de estas características no ayudaría a resolver el «problema de Cataluña» y que, incluso, podría resultar «estéril» porque en su opinión podría significar «la muestra de cómo pueden volver a las andadas sin consecuencias».

«Yo soy del PSOE y mi bandera es la misma que la de todos. Lo último que querría es que el indulto injustificado de alguien que quiere hacer lo mismo sea una condena para la organización de quien sustenta a quien toma la decisión», ha sentenciado el presidente castellanomanchego.

González y Vara, contra la medida de gracia

García-Page ha sido el tercer dirigente socialista que se ha pronunciado públicamente en contra la medida de gracia que plantea el Gobierno como instrumento para recuperar la «convivencia» en Cataluña. El ex presidente del Gobierno, Felipe González, rechazó ayer en El Hormiguero la concesión de los indultos, y advirtió a Pedro Sánchez que la Constitución «no admite que se rompan las reglas del juego». Reconoció el histórico dirigente socialista que no habla con Pedro Sánchez desde que el actual líder del PSOE presentó la moción de censura contra Rajoy en 2018.

También ayer, el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, consideró que «resulta evidente» que «no debe ser indultado quien no quiere serlo porque no respeta ni cree en las leyes que lo hacen posible», haciendo alusión a la ausencia de arrepentimiento por parte de los condenados por el ‘procés’ y la continua referencia al ‘lo volveremos a hacer’ de los políticos independentistas. «Los problemas que tiene nuestro país de construcción de un modelo de convivencia no se resolverán mientras nadie quiera», zanjaba.

Te puede interesar

Comentar ()