El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha insistido este viernes en que su departamento, «a diferencia del gobierno anterior», no da instrucción alguna a las fuerzas de seguridad del Estado para que actúen fuera de la legalidad.

Así lo ha manifestado en la Comisión de Interior del Congreso, donde comparece a petición propia y de varios grupos para explicar, entre otras cosas, las actuaciones de su Ministerio durante el estado de alarma, como en las fiestas ilegales, informa Efe.

Ha aludido así a la polémica por la llamada «patada en la puerta» de los agentes para frenar una fiesta irregular en Madrid y que la Audiencia Provincial consideró que vulneraba la inviolabilidad del domicilio.

Asunto judicializado

«Quiero dejarlo muy claro: no existe instrucción ni recomendación de ningún tipo para que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado actúen fuera de la legalidad. Nosotros, a diferencia del Gobierno anterior, no damos instrucciones ilegales a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado», ha reiterado.

Como algún grupo pidió su comparecencia pro ese asunto, Marlaska se ha referido a ello en su primera intervención y ha recordado que «el asunto está judicializado» y, «por respeto a la separación de poderes», no ha querido hacer ninguna valoración en sede parlamentaria.

También a preguntas de los grupos sobre los disturbios en algunas ciudades durante el estado de alarma y a las críticas que ha recibido por su «silencio personal» y «falta de explicaciones», Marlaska se ha remitido a las respuestas que ya ha dado en las cámaras al respeto y se ha limitado a resaltar que las fuerzas de seguridad prestan servicio a la ciudadanía para proteger sus derechos y libertades.

Los agentes, ha continuado, «prestan servicio especialmente a los colectivos más vulnerables y actúan frente a quienes, con un concepto equivocado de los derechos, hacen uso de la violencia porque son actitudes injustificables en una sociedad democrática».