España

Las marchas tras el asesinato de Samuel terminan con disturbios y mezcladas con amenazas contra Ayuso

La Policía carga en Madrid contra manifestantes tras la marcha contra el asesinato de Samuel Luiz.

La Policía carga en Madrid contra manifestantes tras la marcha contra el asesinato de Samuel Luiz. EFE

Miles de personas se han movilizado este lunes en varias ciudades del país para exigir justicia ante la brutal agresión que acabó este sábado con la vida del joven Samuel Luiz, de 24 años, en A Coruña. Algunas manifestaciones, como la de Madrid, han terminado con disturbios y cargas de la Policía Nacional, así como con gritos de amenaza a políticos de derechas como Isabel Díaz Ayuso, a la que han coreado el lema de «Ayuso, fascista, estás en nuestra lista», como ha denunciado la portavoz adjunta del PP en la Asamblea de Madrid, Noelia Núñez.

Se da la circunstancia de que el propio padre del joven había pedido dejar las luchas partidistas fuera de las manifestaciones en repulsa por el brutal asesinato de su hijo. «Me gustaría pedir que quitemos banderas y políticos de la manifestación. No queremos que sea símbolo de nada, queremos respetar todas las opiniones y que recuerden a mi hijo como fue», dijo en una entrevista con Espejo Público.

Tras finalizar la marcha, cientos de manifestantes que han participado en la concentración protagonizaron un conato de enfrentamientos en Argüelles contra la Policía Nacional que intentaba desalojarles de la vía pública.

Los antidisturbios cercaron a los concentrados en el cruce entre las calles Alberto Aguilera y Princesa, lo que hizo que estos no pudieran continuar su marcha hacia Moncloa ni tampoco hacia Plaza de España. Asimismo, se registraron cargas policiales hacia algunos de los manifestantes.

Políticos como Íñigo Errejón han exigido explicaciones al Gobierno por lo que han considerado una actuación policial desproporcionada.

«Esta desproporcionalidad tras la concentración #JusticiaPorSamuel es incomprensible. Pediremos explicaciones al Gobierno», ha señalado Errejón en un mensaje publicado en la red social Twitter, que ha recogido Europa Press.

Por su parte, la portavoz de Más Madrid en la Asamblea regional, Mónica García, también ha pedido explicaciones a la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Mercedes González, tras la actuación policial. «No entendemos la desproporcionalidad de la actuación de la policía en estas imágenes tras la concentración pidiendo #JusticiaPorSamuel. Exigimos una explicación, Mercedes González», ha escrito.

Las concentraciones de protesta se han sucedido en A Coruña, Barcelona, Madrid o Valencia, todavía bajo la conmoción del asesinato del joven, que sigue investigándose y que ha condenado en la red social Twitter el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

En la ciudad gallega, escenario del crimen, miles de coruñeses se han concentrado en la plaza de María Pita, convocados por colectivos LGTB, que han achacado el crimen a una muestra de LGTBIfobia, aunque aun no ha sido confirmada por la investigación, que mantiene abiertas todas las vías.

Los asistentes han guardado un minuto de silencio que ha culminado con un fuerte aplauso, en una plaza completamente abarrotada.

A pesar de la lluvia, un grupo de amigas de la víctima, visiblemente afectadas, han exhibido pancartas en las que se podía leer «Su amor no hacía daño», «Pedimos respeto» o «Samu no ha muerto, lo han asesinado».

En Madrid, la Puerta del Sol ha acogido el acto de protesta, convocado por el Movimiento Marika de la capital, que ha reunido a unas 3.000 personas, entre ellas, el cofundador de Podemos Juan Carlos Monedero y la secretaria de organización de la formación morada, Lilith Verstrynge.

También se han sumado representantes políticos madrileños como la portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, la portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Carolina Alonso, y el diputado socialista en el Parlamento regional Santiago Rivero.

Los manifestantes han portado pancartas con lemas como «contra los nazis, marikonazos» y «homofobia y fascismo son lomismo» y algunas también con la foto de Samuel sobre la leyenda «Descansa en poder», entre numerosas banderolas LGTBI.

Además, han coreado consignas del tipo «Samuel no ha muerto, lo han asesinado», «A Samuel lo han matado por ser maricón» y han lanzado gritos de «Asesinos», entre aplausos y lágrimas de los asistentes.

Durante la concentración, los organizadores han leído un comunicado en el que han incidido en que «A Samuel lo mataron por maricón, lo repetimos tantas veces como haga falta» y han denunciado que «la respuesta que hay ante esos actos es mínima, si es que la hay».

«Samuel hermano, nosotros no olvidamos», «No pasarán» o «Ninguna agresión sin respuesta» han sido algunas de las proclamas que se han gritado a lo largo de la concentración de Barcelona, que ha arrancado con un sentido aplauso y ha concluido con un minuto de silencio.

El cruce de las calles Compte Borrel y Parlament y sus alrededores se han llenado con centenares de personas con pancartas y banderas del colectivo LGTBI en una protesta convocada por el Observatorio Contra la Homofobia y la Plataforma LGTBIcat, en la que han participado las conselleras Tània Verge y Violant Cervera o la alcaldesa de Barceona, Ada Colau, entre otros representantes públicos.

En Valencia, más de 300 personas han abarrotado la zona de la plaza del Ayuntamiento situada ante la Casa Consistorial para mostrar su repulsa por el asesinato de Samuel, convocadas principalmente por entidades LGTBI y apoyadas desde el equipo de gobierno local.

«Ací estem, nosaltres no matem!» (¡aquí estamos, nosotros no matamos!) ha sido el lema más coreado durante la concentración, en la quetambién se han gritado consignas a favor del respeto a todas las opciones sexuales y contra la homofobia.

Tras un minuto de silencio, los concentrados han prorrumpido en aplausos mientras se escuchaban también gritos de «asesinos» y «nos están matando y no hacéis nada», y en el suelo una pancarta improvisada rezaba: «Contra los nazis, mariconazos. Fuego al sistema».

Te puede interesar

Comentar ()