La profunda remodelación ministerial acometida por Pedro Sánchez el pasado sábado también se ha llevado por delante a quien fuera secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver. En este caso, Oliver ha aprovechado los cambios para pedir voluntariamente su relevo y este martes ha aprovechado para despedirse de los directores de comunicación de los diferentes ministerios.

Su último acto como secretario de Estado será este jueves, que se celera en el Palacio Real un nuevo homenaje a las víctimas del Covid, presidido por Su Majestad el Rey, siguiendo el mismo modelo al del año pasado. A partir de ese momento, se formalizará su salida.

Oliver ha trabajado estrechamente con el ya ex jefe de gabinete de Sánchez Iván Redondo y pidió su relevo en 2020, aunque entonces no se le aceptó. Ahora, aprovechando el tsunami interno provocado por el jefe del Ejecutivo, se ha facilitado su salida.

Su sustituto será Francesc Vallés, ex diputado del PSC y amigo personal de López. Por su parte, Sonia Sánchez, periodista de larga trayectoria en información política que se ocupaba en los últimos tres años de la dirección de Comunicación, Marca y Sostenibilidad de Paradores, empresa pública de la que el actual director de gabinete de Pedro Sánchez, Óscar López, era consejero delegado, podría integrarse también en Moncloa.

En un tuit de despedida de López, Sánchez escribió un emotivo mensaje dedicado a su jefe. «Hoy @oscarlopeztwit se ha marchado de @paradores entre aplausos de cariño. Deja una gestión impecable en un momento complicadísimo. Un jefe extraordinario al que deseo la mejor suerte del mundo en la Moncloa. Sus éxitos serán éxitos para España».