Cataluña | España

Colau restituye la imagen del Rey "por imperativo legal" y con mascarilla de la república

La imagen del Rey en un lateral del salón de plenos del Ayuntamiento de Barcelona europapress

En pequeño formato, en un lateral y con escenografía republicana. Así ha cumplido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, el mandato judicial de restituir en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Barcelona la imagen del Rey Felipe VI, en su calidad de Jefe del Estado. El Tribunal Supremo sentenció el pasado 6 de julio que el Consistorio no puede regular la exclusión de la imagen del Rey de su salón de plenos. Barcelona retiró el busto de Juan Carlos I que presidía los plenos municipales en 2015, con la llegada de Colau a la alcaldía.

Colau ha asumido finalmente la derrota judicial, tras haber recurrido ante el Tribunal Supremo el primer revés del Tribunal Superior de Justicio de Cataluña (TSJC). Pero lo ha hecho relegando todo lo que ha podido la imagen de Felipe VI, que luce ahora en una pared lateral, con una fotografía de pequeño formato en un sencillo marco.

«Estamos orgullosos de que retiráramos el busto del rey emérito porque es un corrupto confeso fugado a una dictadura árabe. Su imagen no va a volver nunca más a este pleno», ha argumentado Colau al abrir la sesión plenaria. «Aquellos que tanto defienden la institución monárquica deberían hacer una reflexión» sobre por qué su restitución «no se hace por aprecio o respeto, sino por imperativo legal» ha añadido la alcaldesa.

Todo ello luciendo una llamativa mascarilla con los colores de la bandera republicana. Una imagen que Colau no ha asociado al regreso simbólico del Rey al Salón de Plenos, sino a las palabras del ministro durante la Transición Ignacio Camuñas (UCD) negando el golpe de Estado de 1936 y responsabilizando de la Guerra Civil al Gobierno republicano, y ha pedido que los líderes políticos «marquen líneas rojas y no permitan banalizar el fascismo».

La imagen ha sido celebrada por el PP, cuyos representantes han destacado durante el pleno el «regreso a la normalidad democrática» seis años después de la retirada de la imagen del Rey. Entonces, el pleno aprobó con el apoyo de los comunes, ERC, JxCat y la CUP un nuevo artículo en su Reglamento Orgánico Municipal para esquivar la norma estatal.

Varapalo del Supremo

«La representación de elementos simbólicos e institucionales presentes con carácter permanente en el salón de sesiones ha de responder a la singularidad histórica y de capitalidad de Barcelona, y a los principios democráticos, de neutralidad religiosa y de catalanidad. Su aprobación corresponde al pleno del Consejo Municipal, mediante acuerdo adoptado por una mayoría de 2/3 de sus miembros». Con esta reforma, el pleno votó retirar el busto de Juan Carlos I.

Esta es la norma que ahora ha anulado el Supremo. La Sala de lo Contencioso-Administrativo resolvió que la ley que obliga a colocar la imagen del Rey en los salones de plenos tiene carácter de norma básica, “que atañe a símbolos del Estado en cuanto que se ordena que en todos los municipios, en lugar preferente y en el lugar en que se reúne su máximo órgano -el pleno-, esté presente el símbolo de la forma política del Estado español, haciéndose visible que el poder local se ejerce en coherencia con esa forma política”.

El Supremo recuerda además al Ayuntamiento de Barcelona que los municipios, según el artículo 137 de la Constitución, «son elementos de la organización territorial del Estado. Su autonomía, garantizada por ese y otros preceptos constitucionales, encuentra su sentido en el seno de esa organización”, añade la sala.

Te puede interesar

Comentar ()