El alcalde de Villafrechós, Miguel Ángel Gómez, desde el ayuntamiento del municipio

El alcalde de Villafrechós, Miguel Ángel Gómez, desde el ayuntamiento del municipio EFE

Castilla y León | España

En la patria española de Jeff Bezos: "Cada uno gasta su dinero en lo que quiere"

El alcalde de Villafrechós, el pueblo del abuelo paterno de Jeff Bezos, lamenta que el hombre más rico del planeta prefiera la aventura espacial a invertir en el municipio

El martes Jeff Bezos vivió “el mejor día” de su vida. En diez fugaces minutos acarició el espacio con el cohete New Shepard. Cumplió, dice, un sueño de infancia. El hombre más rico del planeta, con una fortuna que supera los 210.000 millones de dólares, eligió Texas para protagonizar un hito en la carrera del turismo espacial. La cápsula ascendió desde un páramo desértico a 8.100 kilómetros de donde comenzó su historia familiar, en Villafrechós, el pequeño pueblo de Valladolid donde nació su abuelo paterno, Salvador Bezos.

Un megaproyecto en el cajón

“En la villa de Villafrechós, a las diez del doce de noviembre de 1906…”, reza el acta de nacimiento de Salvador a la que ha tenido acceso El Independiente. Es uno de los tesoros que guarda el municipio y que hace años ya entregó a la familia Bezos. En los últimos meses, en cambio, le han pedido por carta que invierta en la construcción de un parque temático para revitalizar un pueblo de 500 habitantes que -como otros tantos municipios de la España vaciada- agoniza, herido de muerte por la despoblación y la falta de oportunidades. La respuesta del clan Bezos, enfrascada en sus aventuras galácticas, ha sido un rotundo fiasco.

“En absoluto estamos dolidos. Desde el primer momento sabíamos que el dinero era suyo. Y si él quiere ir a la Luna, que vaya, y si en algún momento quiere invertir en Villafrechós, que lo haga. Cada uno hace con su dinero lo que le da gana”, responde a El Independiente Miguel Ángel Gómez, el alcalde de un pueblo emplazado a 50 kilómetros de Valladolid, en la comarca de Tierra de Campos. “Ni mucho menos estoy enfadado con Jeff porque éramos conscientes de que podía decir que sí como podía decir que no. Ya está. Es un problema de arraigo”, balbucea.

Acta de nacimiento de Salvador Bezos, abuelo de Jeff Bezos
Acta de nacimiento de Salvador Bezos, abuelo de Jeff Bezos E.I.

Resignado, el regidor ha desterrado al cajón un proyecto diseñado en los últimos años para, con el capital del fundador de Amazon, recuperar el esplendor perdido. Una decepción berlanguiana recorre ahora sus arterias. “Se trataba de un parque temático sobre un tema que le gusta a él y, aparte de eso, un edificio autosuficiente, con unas placas solares y unas torres eólicas. El inmueble también aprovechaba el agua de la lluvia. Se iba a dedicar una parte a la investigación de materiales y a otro tipo de cosas”, desgrana Gómez, que ha olvidado el presupuesto al que ascendía la propuesta remitida a Miguel Ángel Bezos, el padre del magnate.

“Era un presupuesto importante pero no recuerdo la cuantía. Generaría muchos puestos de trabajo. Estamos hablando de que entre la construcción y todo eso se crearían unos dos mil puestos de trabajo”, detalla el alcalde. El megaproyecto para transfigurar la hoy solitaria geografía de Villafrechós en una suerte de Las Vegas iba a llamarse “Bezos Origen” y aspiraba a festejar los 25 años que Amazon cumplió en 2019. Un maná de “Mister Bezos” que, al menos de momento, no regará las tierras de la villa ni los bolsillos de los fructuosos, sus cada vez más escasos habitantes.

Ni mucho menos estoy enfadado con Jeff porque éramos conscientes de que podía decir que sí como podía decir que no

miguel ángel gómez, alcalde de villafrechós

“Con todo esto de la pandemia, me puse en contacto con el padre de Jeff por carta. Le expliqué que teníamos un proyecto importante para dinamizar la comarca, cada vez más despoblada. Un mes después, el padre me contestó por correo electrónico diciéndome que agradecía mucho que le llamara pero que reciben proyectos de este tipo todos los días y que no estaban por la labor”, relata Gómez. “Vamos, que todo esto se ha quedado todo en papel mojado”, arguye convencido de que la decisión de los Bezos no tiene marcha atrás.

Cinco generaciones de Bezos

El hombre que se halla detrás del gigante de Amazon, desligado ya de la gestión diaria de la compañía que ha revolucionado las compras a nivel planetario, está íntimamente ligado a Villafrechós. Según los registros, la familia irrumpió en la villa hacia el 1700. Sus antepasados echaron raíces hasta que, menguado su patrimonio, optaron por emigrar a Cuba. Sucedió a mediados de la década de 1920 y en la isla nació Miguel Ángel, el padre adoptivo de Jeff. Salvador Bezos, el progenitor de Miguel Ángel, es el eslabón que le une sentimentalmente al menos con este enclave castellano.

Le invitaron a dar el pregón de las fiestas y a comprar un caserón. Todos los ofrecimientos, sin embargo, fueron descartados o jamás respondidos

“Buscamos los documentos en los registros a nuestro alcance y le preparamos un árbol genealógico. Había cuatro o cinco generaciones de Bezos. Mi esposa, que fue una de las que buscó la documentación, me decía: ‘Pero si este hombre es más de Villafrechós que tú’. Y es cierto. Parte de mi familia procede de Salamanca y León”, bromea el regidor. Durante los últimos años, Gómez mantuvo cierta comunicación epistolar con el padre del dueño de Amazon. Le invitaron a impartir el pregón de las fiestas y a comprar un caserón. Todos los ofrecimientos, sin embargo, fueron descartados o jamás respondidos, para mayor desazón del consistorio.

Un rincón de Villafrechós
Un rincón de Villafrechós E.I.

Si hubieran aceptado la casa que les ofrecismos, el pueblo se hubiera puesto a tope porque la gente que tiene mucho dinero habría querido estar al lado de ellos

MIGUEL ÁNGEL GÓMEZ, ALCALDE DE VILLAFRECHÓS

“Le ofrecimos una casa del 1905 que heredamos de una señora del pueblo que tenía dinero. Por si la quería reparar y usarla, en algún momento, en caso de venir”, comenta Gómez. “Yo sé que si él, en ese momento, hubiera aceptado la casa y la hubiese arreglado, el pueblo se hubiera puesto a tope porque la gente que tiene mucho dinero habría querido estar al lado de ellos. Eso cae por su peso”, subraya. “Pero no hemos tenido respuesta”, lamenta. “Igual que ha sucedido con el proyecto, creo que hemos perdido un poco el tiempo”, medita.

Hasta la fecha, la única visita de Jeff a los confines de Villafrechós sucedió en 2011. Por aquel entonces nadie llegó a intuir el alcance del peregrino. “Lo que hacían principalmente era comer aquí en un restaurante que se llamaba ‘El Baluarte’ y que hoy está cerrado. Visitaron el cementerio y a personas que se apellidaban Bezos para ver si tenían algún tipo de parentesco”, recuerda Gómez. “Venía toda la familia pero nadie sabía quiénes eran. Lo que llamaba la atención es que les acompañaban siete guardaespaldas y varias niñeras. Aunque no vinieron en plan pomposo”.

De sus paradas gastronómicas solo ha quedado la exquisita educación de los comensales. “Por lo que cuentan las personas que les dieron de comer, era gente sencilla y trataban como unos más a quienes trabajaban para ellos. Las niñeras, por ejemplo, se sentaban a comer con ellos en la mesa”, evoca el regidor, acostumbrado ya a los «noes» de la estirpe Bezos. “Le ofrecimos la casa y el pregón y no quisieron. Les pedimos que invirtieran porque nos hace falta dinamizar la zona y la respuesta no ha sido positiva. Si no quieren, no quieren. No podemos ponerles una pistola ni voy a insistir más”.

El máximo responsable de Villafrechós considera que “no hay que marear más la perdiz”. “No es no”, argumenta. Tampoco se plantean, de momento, declararle hijo predilecto de la localidad ni bautizar alguna de las calles con Jeff Bezos o el nombre de la compañía que le ha permitido escalar hasta coronarse como el más rico de la Tierra. “Aquí no hay absolutamente nada que indique que es el pueblo del fundador de Amazon. El otro día tampoco hicimos nada por su viaje al espacio. La gente lo siguió desde sus casas y punto”.

Las heridas de la España vaciada

Tras el rechazo, Gómez -que fue alcalde del PSOE hasta que, junto a su equipo de Gobierno, decidieron pasarse en 2011 al PP- prefiere ocuparse ahora de los retos que ahogan su callejero. “Tenemos los retos de cualquier municipio de lo que llaman ahora la España vaciada. Que se va marchando la gente de aquí desde hace un montón de años, que tampoco es nuevo, pero ahora se va acusando un poco más. Y luego, que el 99 por ciento de los críos se sacan una carrera y luego no se pueden ofertar esas profesiones y tienen que marcharse a la ciudad”.

Una estampa del pueblo del abuelo paterno de Jeff Bezos

El páramo, no obstante, aún mantiene ciertos latidos vitales. Ha perdido el negocio de las almendras garrapiñadas por el que era conocido y la elaboración de quesos y embutidos pero conserva algunos negocios. “Es pequeño pero tiene de todo. Un centro de salud con urgencias 24 horas, farmacia, pescadería, carnicería, panadería, estanco y tres bares, uno de ellos restaurante”, desgrana Gómez. “Lo que necesitamos es trabajo, no solo de agricultura y ganadería. No nos van a poner la Renault pero sí pequeñas y medianas empresas porque toda esa gente tiene que consumir y comer”.

“Eso generaría que la madeja se fuera haciendo más grande. Ahora estamos en el caso contrario. Cada vez tenemos menos. Los establecimientos que cierran ya no vuelven a abrir”, maldice el alcalde de “un pueblo pequeño que es una familia grande” y que ejerce el pragmatismo más absoluto. “Jamás me afilié a un partido ni a un sindicato ni lo haré. Yo creo que tanto en el PSOE como en el PP hay personas válidas y también otras que no lo son, que deberían estar mejor picando en una huerta. Al final, somos los servidores del pueblo y ahora parece que es lo contrario. Que los políticos están endiosados y no es así. Son los empleados de la sociedad”.

Habrá que buscar otra pócima y, si no la encontramos, pues seguiremos viviendo otros mil años de la agricultura

MIGUEL ÁNGEL GÓMEZ, ALCALDE DE VILLAFRECHÓS

Sin los cuartos que podría haber destinado Bezos, Gómez tendrá que conformarse con los fondos europeos para la recuperación, por pocos que sean. “Imagino que llegarán en la parte que nos corresponda. Nos tocará algo”, desliza. Antes de dar por zanjada la entrevista, el regidor reconoce ser usuario de Amazon. “Desde la pandemia, está el repartidor en el pueblo cada dos segundos. Alguna cosa sí que he comprado”, admite. Villafrechós, en cualquier caso, seguirá a lo suyo. “Habrá que buscar otra pócima y, si no la encontramos, pues seguiremos viviendo otros mil años de la agricultura y la ganadería. Qué se le va a hacer”.

Te puede interesar

Comentar ()