Cataluña | España

La Sindicatura cuestiona las ayudas directas de la Generalitat a la Universidad Catalana de Verano

Carles Puigdemont pronuncia su conferencia en la edición de 2020 EP

La Sindicatura de Cuentas ha cuestionado las ayudas directas de la Agencia de Ayudas Universitarias y a la Investigación (AGAUR) de la Generalitat a la entidad que organiza la Universidad Catalana de Verano (UCE), que cada verano reúne a políticos nacionalistas en Prada (Francia). Se trata de una entidad privada cuyo objetivo es ser polo de pensadores de los territorios de habla catalana. Pero en los últimos tiempos se ha convertido, básicamente, en un cónclave independentista.

Así, Carles Puigdemont y Quim Torra, como antes Carme Forcadell o Elisenda Paluzie, han protagonizado un cónclave que, en los años 90, servía para que Jordi Pujol reabriera de forma oficiosa el curso político. De hecho, Pujol debía abrir la reunión de la universidad de Prada en 2014, pero la entrevista realizada por Mónica Terribas se «cayó» del programa tras la confesión del ex president sobre sus fondos en Andorra.

Ese año, el programa lo cerró Carme Foracell, entonces presidenta de la ANC. Aunque en los últimos años, la UCE se ha convertido en territorio casi exclusivo de JxCat. Un encuentro al que Esquerra ya no acude. Mucho menos representantes de formaciones no independentistas, como PSC, PP o Cs.

Subvención directa sin justificar

En su informe de fiscalización, la Sindicatura de Cuentas cuestiona la subvención directa de 6.000 euros, «sin seguir el procedimiento establecido por la normativa vigente» a la UCE en 2018. De hecho, en ese ejercicio la UCE esperaba recibir de la Agencia que gestiona las becas universitarias 11.100 euros, según sus presupuestos, aunque la Sindicatura considera que el cónclave independentista está «fuera del objeto social de la AGAUR».

El informe de fiscalización hecho público por la Sindicatura este jueves, destaca que estas facturas «son en realidad subvenciones directas atorgadas sin seguir el procedimiento establecido por la normativa vigente y fuera del objeto social de la AGAUR».

Ese año, tras la intervención de las cuentas de la Generalitat por aplicación del artículo 155, el cónclave siguió financiándose gracias a subvenciones públicas tanto del Govern como de las diputaciones y el Ayuntamiento de Barcelona, de forma prioritaria. D

e los 473.142 euros ingresados por la Fundación, solo 98.412 corresponden a ventas según la auditoria de 2018, frente a 117.639 de promociones y patrocinios y los 257.090 euros obtenidos en subvenciones de administraciones públicas catalanas.

Puigdemont en Prada

La UCE fue el escenario, en su edición de 2020, de la configuración de la nueva estrategia de JxCat: la «confrontación inteligente» propugnada por Carles Puigdemont. El ex presidente fugado no ha vuelto este año a Prada de Conflent, aunque tres gendarmes de la policía francesa se presentaron en el cónclave este agosto, preguntando por él.

Pese a que la UCE se celebró de forma telemática por la pandemia ese año, Puigdemont contó con la compañía de diputados y dirigentes de JxCat como Josep Rius, Elsa Artadi o Laura Borràs. También acudieron los eurodiputados Toni Comín, que pronunció otra conferencia, y Clara Ponsatí, además de sus abogados, Gonzalo Boye e Isabel Elbal.

No coincidió con Quim Torra, que cerró el cónclave con una intervención igualmente polémica, en la que reconoció que la autonomía era, de hecho, una traba a la independencia.

Este verano, la pérdida de la inmunidad como eurodiputado hizo que Puigdemont renunciara a visitar de nuevo el sur de Francia. Aunque, por si acaso, tres gendarmes de la policía gala se presentaron en la jornada inaugural para acreditar que el ex presidente fugado no se encontraba en el país vecino ni tenía intención de visitarlo.

Te puede interesar

Comentar ()