España

Aragonés veta a Sánchez y Turull y deja a Junts fuera de la mesa de diálogo

Jordi Sànchez (centro) junto a los también diputados suspendidos de JxCat Josep Rull y Jordi Turull.

Jordi Sànchez (centro) junto a los también diputados suspendidos de JxCat Josep Rull y Jordi Turull. EUROPA PRESS

Pere Aragonés ha dado portazo hoy a sus socios de Junts vetando los nombres propuestos por el partido de Carles Puigdemont para integrar la delegación catalana en la mesa de diálogo. «Cuando el acuerdo no es posible le corresponde al president tomar la decisión,» ha afirmado Aragonés para explicar su decisión de ir a la mesa con republicanos Roger Torrent y Laura Vilagrà como únicos integrantes confirmados de la parte catalana. «La puerta está abierta» ha repetido, pero «es una negociación de gobierno a gobierno».

La mesa de diálogo ha abierto así una nueva crisis en el gobierno catalán a cuenta de los nombres propuestos por JxCat, que ha designado a Jordi Sànchez y Jordi Turull, dos condenados del procés que fueron indultados en junio por el Gobierno. El partido de Carles Puigdemont ha incluido además a la portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras -una de las voces más críticas a cualquier atisbo de diálogo con el PSOE- junto al vicepresidente del Govern, Jordi Puigneró.

Aragonès ha anunciado el veto en una comparecencia este martes en la Galería Gótica el Palau de la Generalitat, con toda la solemnidad, para defender que la inclusión de miembros del ejecutivo es básica para que el proceso de negociación tenga la repercusión internacional que pretende el independentismo.

«Desde julio he dejado claro que la delegación debía ser de miembros de Govern y se adquirió compromiso de trabajar en este sentido» ha reiterado Aragonés. El presidente catalán ha lamentado además que sus socios no le hayan trasladado su propuesta hasta hoy, y que lo hicieran cinco minutos antes de emitir una nota de prensa anunciándolos.

Veto de Moncloa

En JxCat, sin embargo, no parecen dispuestos a dar su brazo a torcer. Tanto es así que Puigneró ha rechazado la petición de Aragonés de que se integre ya en la delegación junto a Vilagrà y Torrent «hasta completar la delegación» de su partido. Jordi Sánchez, por su parte, respondía a Aragonés en las redes argumentando que en ningún punto del pacto de investidura se dice que la delegación debe ser gubernamental.

Los neoconvergentes señalan que el acuerdo escrito solo hablaba de una delegación «escogida por consenso y nombrada por el Govern», una fórmula que permite volver al modelo del primer encuentro, bajo presidencia de Torra. Pero desde presidencia de la Generalitat insisten en que Aragonés «dejó claro» a Jordi Sánchez y Puigneró -sus interlocutores en Junts- su voluntad de integrar una delegación exclusivamente gubernamental.

Desde el partido de Puigdemont, sin embargo, se apunta a un «veto de la Moncloa» para explicar el rechazo tajante de Aragonés a repetir la fórmula que en la legislatura pasada permitió participar en la mesa a los diputados Josep Maria Jové y Marta Vilalta por ERC, y Elsa Artadi por JxCat.

Junts se había negado a dar a conocer sus nombres para la mesa de diálogo hasta saber si Pedro Sánchez asistiría o no el encuentro, cuestionando durante los últimos días la autoridad de Pere Aragonés por la falta de concreción del presidente del Gobierno. Una vez confirmada, anoche, su asistencia, JxCat ha optado por proponer una delegación de imposible asunción para ERC.

En primer lugar, porque con cuatro integrantes, la delegación de Junts superaría en número a los tres miembros de ERC todos ellos del Govern. Pero sobre todo porque su decisión de incluir al secretario general del partido, Jordi Sánchez, y al vicepresidente Jordi Turull, deja en papel mojado el compromiso de Aragonés de ir a la mesa con una delegación «de gobierno».

ERC había filtrado ya que sus representantes en la mesa serían los consejeros Laura Vilagrà (Presidencia) y Roger Torrent (Empresa) además del propio Aragonés.

Bronca en Palau

Junts ha filtrado a los medios su propuesta de delegación a las 9.30 horas, en el mismo momento en que empezaba la reunión en el Palau de la Generalitat el ejecutivo catalán. En el Consell Executiu Aragonés ha vetado esa propuesta y recordado a sus socios que «como siempre habían hablado y acordado, que es una negociación de gobierno a gobierno», informa Efe.

Por lo tanto, Aragonès no ha «aceptado» la propuesta de nombres planteada por JxCat, que en consecuencia ha solicitado un receso en la reunión para tomar una decisión al respecto.

La inclusión de Jordi Sànchez, secretario general de JxCat, y Jordi Turull, vicepresidente del partido, chocaba con la previsión anunciada por la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, que había asegurado que la delegación de la Generalitat estaría formada por miembros del ejecutivo catalán.

Precedente con Torra

Sin embargo, el Govern de Quim Torra tampoco cumplió el compromiso de mantener la negociación en el ámbito gubernamental. En el primer encuentro de la mesa de diálogo, la delegación catalana estaba integrada entre otras por Elsa Artadi, diputada y portavoz de JxCat en el Ayuntamiento de Barcelona, y Marta Vilalta, portavoz de ERC en el Parlament.

El ejecutivo catalán tuvo que aprobar entonces un decreto por el que se daba rango gubernamental a la delegación, pese a estar integrada por personas ajenas al ejecutivo. En esta ocasión, sin embargo, ERC estaba decidida a mantener el carácter gubernamental del encuentro, por lo que se excluyó la posibilidad de que participara su presidente, Oriol Junqueras, pese a que se había especulado con esta opción.

Fuentes de la Presidencia consultadas por Efe han reconocido su «malestar» por el hecho de que JxCat haya hecho público oficialmente a través de un comunicado su lista de nombres «antes de consensuarlos» en la reunión que celebra este martes el Govern.

Según las fuentes consultadas, «se había dicho y acordado que sería una negociación de gobierno a gobierno, con representantes del Govern».

Te puede interesar

Comentar ()