Cataluña | España

Junts revienta la mesa de diálogo y no acudirá si no se aceptan sus nombres

Jordi Sánchez comparece tras la ejecutiva de JxCat

JxCat no asistirá a las reuniones de la mesa de diálogo entre Gobierno y la Generalitat. Lo ha confirmado este martes el secretario general del partido, Jordi Sánchez, después de que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, vetara la propuesta de su partido. Una propuesta que incluía a dos indultados -el propio Sánchez y Jordi Turull- la portavoz de Junts en el Congreso, Miriam Noguera, y el vicepresidente catalán Jordi Puigneró.

«Si se nos levanta el veto JxCat participará, si no, no participará y no modificaremos los nombres» ha asegurado Sánchez. El número dos de Junts ha responsabilizado del veto a la Moncloa y ha asegurado que cambiar sus candidatos «sería aceptar un chantaje que no ayuda a resolver el conflicto político».

Sánchez ha insistido en que «si mañana hay una delegación de solo tres personas será por imposición del Gobierno» pese a la negativa de Aragonés y de Esquerra sobre ese veto. Desde presidencia de la Generalitat aseguran que «esto no va del acuerdo con la Moncloa, va de la parte catalana, del acuerdo con Junts».

Pero Jordi Sánchez cree que el veto está demostrado por el rechazo que generó en su momento la posiblidad de que participara en la mesa Oriol Junqueras. «Es muy evidente la reacción de hoy de la Moncloa» ha asegurado el neoconvergente.

Rechazo del Gobierno

Se refería a la categórica negativa de la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ante la posibilidad de sentarse a la mesa de diálogo con los presos indultados. «Absolutamente no», ha espetado la también ministra de Política Territorial defendiendo un diálogo entre gobiernos.

«No entendemos otro marco y por eso apoyamos la propuesta que acaba de lanzar el presidente de la Generalitat», ha recalcado al tiempo que señalaba que Pere Aragonés tiene la legitimidad para elegir a los representantes de la Generalitat en esa Mesa.

No obstante, no ha querido hacer una valoración de la delegación presentada por Junts, ni ha respondido a las preguntas, formuladas en dos ocasiones por los periodistas, sobre si cree que Junts o el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, están intentando boicotear la mesa de diálogo con Cataluña.

Estabilidad del Govern

Jordi Sánchez ha lamentado además que «el 52% del independentismo no estará presente en esa delegación». Para Sánchez «la unidad independentista será mas débil que si no hubiera habido veto». Y ha acusado a Pedro Sánchez de haber «jugado a dividir y debilitar» al independentismo con las especulaciones sobre su presencia o no en la mesa de diálogo.

Si el presidente del Gobierno «no hubiera abierto la puerta a la especulación sobre su presencia JxCat habría formulado su propuesta hace unas semanas, pero nos hemos visto inmersos en el juego de inestabilidades promovido por la Moncloa» se ha quejado el independentista.

Eso sí, Jordi Sánchez ha negado que esta crisis ponga en cuestión la estabilidad del ejecutivo catalán. «No es un fracaso, es una mala noticia pero no fracaso del acuerdo de legislatura» ha asegurado.

En este contexto, el número dos de Junts ha asegurado que su partido no participará en las movilizaciones de protesta contra la mesa de diálogo. Movilizaciones en las que sí participará la CUP, pese ha haber llegado también a un acuerdo de investidura con ERC, ha recordado.

«No nos movilizaremos, sería poco coherente que el Govern se movilice contra el propio Govern, ya se me entiende» ha argumentado en una referencia poco velada al anuncio de que consellers de ERC se movilizarían contra la ampliación del aeropuerto de El Prat. Un acuerdo que se atribuye a Junts y que saltó por los aires por la frivolidad de Aragonés, según el vicepresidente Puigneró.

ERC reclama lealtad

Paralelamente, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha pedido lealtad a Junts de cara a la mesa de diálogo, ya que considera que «no es momento de frivolidades ni maniobras para hacer fracasar la mesa».

En una comparecencia previa a la de Sánchez, Vilalta ha defendido la unidad del independentismo: «Solo podremos afrontar el proceso de negociación si desde el lado catalán vamos a la una», ha reclamado, de momento sin efecto.

Te puede interesar

Comentar ()