El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha mostrado este domingo en La Palma el compromiso y apoyo del Ejecutivo para que «todas las pérdidas materiales» tras la erupción del volcán sean repuestas «cuanto antes» y ha explicado que se han desplazado a «los suficientes efectivos» para cualquier tipo de contingencia que pueda surgir en la zona.

Sánchez ha señalado que las instituciones canarias y el Gobierno de España han colaborado en «un ejercicio de anticipación» para lo que «pudiera producirse» y también han transmitido «información pública a la ciudadanía para concienciarla» ante la erupción, informa Europa Press.

El presidente ha destacado la aportación de la ciencia porque, en su opinión, «una vez más» el sistema de protección civil ha podido garantizar «una respuesta» y se ha podido anticipar como ocurrió en otros fenómenos como ‘Filomena’. Sánchez también ha asegurado que ha hablado con el Rey Felipe VI durante la reunión del comité, que volverá a reunirse este lunes.

Así se ha expresado el jefe del Ejecutivo en una declaración tras incorporarse a la reunión del Comité Director del Plan de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca), en la que ha conocido de primera mano la evolución de la erupción volcánica que se ha iniciado esta tarde en la zona de Cabeza de Vaca, en el municipio de El Paso.

Sánchez llegó a la isla de La Palma tras aplazar su viaje a Nueva York que estaba previsto para este domingo y donde tenía previsto intervenir en el 76º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Daños en ocho viviendas

La erupción volcánica que este domingo ha comenzado en el municipio de El Paso, en La Palma, no ha ocasionado víctimas personales, pero sí ha provocado daños en al menos ocho viviendas, según ha anunciado el presidente del Cabildo, Mariano Hernández Zapata.

En una comparecencia conjunta con los presidentes de Canarias y el Gobierno de España, Ángel Víctor Torres y Pedro Sánchez, el dirigente insular sí ha reconocido que preocupa el avance de las coladas de lava hacia las zonas de costa, por los daños materiales que pueda generar.

«La Palma ha demostrado que es un territorio seguro. Hemos sido capaces de responder con prontitud», ha señalado.

Por su parte, Torres ha explicado que, en este momento, no está previsto realizar más evacuaciones que las que ya se han llevado a cabo, que han afectado a unas 5.000 personas.