España

Lío en el Congreso: un diputado de Vox se niega a irse tras ser expulsado del hemiciclo

José María Sánchez García ha llamado "bruja" a la portavoz de Igualdad del PSOE, Laura Berja | La sesión se ha suspendido durante 10 minutos por el incidente

El diputado de Vox, José María Sánchez, se niega a abandonar el hemiciclo tras llamar 'bruja' a la portavoz de Igualdad del PSOE.

La polémica se ha adueñado del Congreso después de que un diputado de Vox, José María Sánchez, se haya negado a abandonar el hemiciclo tras haber sido expulsado por el vicepresidente primero del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, por llamar «bruja» a la diputada socialista Laura Berja, que en esos momentos defendía desde la tribuna una iniciativa del Grupo Socialista para reformar el Código Penal y penalizar el acoso en las mujeres que acuden a clínicas abortivas. El altercado ha provocado la suspensión durante diez minutos de la sesión, que se ha reanudado cuando Sánchez ha retirado el insulto proferido contra la dirigente del PSOE.

«Recen ustedes cuanto quieran, pero dejen a las mujeres hacer cuánto quieran», pronunciaba la portavoz de Igualdad del PSOE dirigiéndose a la tribuna de Vox. En ese preciso momento, Gómez de Celis interrumpía la sesión, y pedía al dirigente de Vox que retirase el insulto que acababa de pronunciar desde su escaño y le llamaba al orden. La Presidencia del Congreso ha interpelado de esta manera al diputado de Vox hasta en tres ocasiones, una circunstancia que, según el reglamento de la Cámara, es motivo de expulsión del hemiciclo. La decisión ha desatado una fuerte bronca en la Cámara Baja. «No está alterando el orden, está diciendo que no retira lo que ha dicho (…) Es una actuación sectaria y arbitraria», expresaba el vicepresidente cuarto del Congreso, Ignacio Gil Lázaro, también de Vox.

Aunque ha hecho amago de abandonar la Cámara, José María Sánchez ha regresado a su escaño alentado por los suyos. «Está usted obstruyendo el debate», advertía Gómez de Celis, la máxima autoridad del Congreso en esos momentos. Acto seguido, y después de que un ujier se acercase a su asiento para instarle sin éxito a que abandonase el hemiciclo, el diputado de Vox abandonaba su sitio sin la menor intención de acatar las órdenes, y se ha sentado junto al resto de su Grupo Parlamentario, entre los que se encontraban Macarena Olona o Iván Espinosa de los Monteros, que se mantenían firmes en su posición.

«Le pido que se retire. Después podrá hacer usted todos los recursos que quiera, pero tiene que retirarse», insistía el vicepresidente primero, sacando en todo momento a relucir la necesidad de cumplir con el reglamento de la Cámara. Ante la negativa de la dirección de Vox, Gómez de Celis suspendía la sesión y se acercaba a la bancada de Vox para tratar de desencallar la situación. Minutos después, el presidente del Congreso en sustitución de Meritxell Batet ha vuelto a solicitar a Sánchez García que retirase el insulto proferido contra Laura Berja, a lo que el diputado de Vox ha respondido lo siguiente: «Retiro que la he llamado bruja», una fórmula que el vicepresidente primero de la Cámara ha dado por buena. La sesión ha continuado, pero en un fuerte ambiente de crispación por el incidente.

Una decisión «sectaria»

Tras el altercado, la dirección de Vox ha difundido un comunicado en el que tachaba la decisión de la Presidencia del Congreso de «arbitraria y sectaria» por no advertir de las consecuencias de una tercera llamada al orden al diputado y por la negativa de Gómez de Celis a retirar simplemente su expresión del diario de sesiones, como ha sucedido en otras ocasiones.

Critican en Vox la «doble vara de medir» del presidente suplente de la Cámara, y recuerdan que no se reaccionó de la misma manera cuando una diputada de ERC se encaró a Macarena Olona y la llamó «fascista». «La actuación de Gómez de Celis ha sido abusiva y manifiestamente contraria al Reglamento», insisten.

Te puede interesar

Comentar ()