España DETECCIÓN DE PATERAS EN CANARIAS

Interior contrata de urgencia la obra para instalar el radar en el que gastó 5,5 millones hace seis años

La estación sensora del SIVE de Lanzarote entrará en servicio años después de lo previsto y en un paraje distinto al inicialmente proyectado | El ministro Grande-Marlaska justifica la adjudicación de emergencia por la presión migratoria que sufre Canarias

Equipos técnicos comprados para el SIVE de Lanzarote embalados en dependencias de la Guardia Civil desde hace años.

Equipos técnicos comprados para el SIVE de Lanzarote, en cajas desde hace años. EL INDEPENDIENTE

El Ministerio del Interior ha adjudicado por vía de emergencia las obras de construcción e instalación de una estación sensora al norte de la isla de Lanzarote para la detección de pateras con migrantes irregulares a bordo en la que se integrará el radar comprado hace seis años por 5,56 millones de euros y que permanece desde su entrega en un almacén de la Guardia Civil a la espera de su entrada en servicio.

El departamento que dirige Grande-Marlaska está a punto de desatascar un proyecto que acumula un formidable retraso y ha sufrido numerosas vicisitudes en su tramitación. En pleno incremento de la presión migratoria sobre Canarias, las obras necesarias para la puesta en marcha de los nuevos equipos deberán acabar antes de finales del próximo mes de octubre si no surgen más contratiempos, una actuación que permitirá ampliar el área de cobertura del Servicio Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) en las islas para la detección de embarcaciones procedentes de Marruecos.

El pasado 30 de julio, la Secretaría de Estado de Seguridad formalizó con la empresa Atos IT Solutions and Services Iberia SL el contrato por el que le ha encargado la construcción de una estación sensora completa para atender las necesidades provocadas por la llegada de pateras con inmigrantes en situación irregular a las costas de Lanzarote. El montante asciende a 226.417,75 euros, fijándose el plazo de ejecución en tres meses.

Interior ha recurrido a la contratación de emergencia, justificando la elección de este procedimiento por la «urgente necesidad» de aumentar el radio de cobertura del servicio de vigilancia en la provincia de Las Palmas debido al incremento de llegadas de migrantes que Canarias viene registrando desde el pasado año. Entre el 1 de enero y el pasado 14 de septiembre, el archipiélago ha recibido por vía marítima a 11.060 inmigrantes, 10.223 más que en el mismo periodo de 2019.

«Es necesario integrar la estación sensora (…) mediante trabajos de obra civil, instalación y puesta en marcha de los equipos ya adquiridos, para así poder aumentar el área de cobertura del despliegue SIVE de la provincia de Las Palmas, en aras de incrementar su capacidad de detección y de reacción de las unidades, considerándose esencial para poder evitar la llegada a costa de las embarcaciones de inmigración irregular, dadas las precarias condiciones de las mismas y, en especial, por la peligrosidad que supone el desembarco en zonas no habilitadas para ello», ha justificado el Ministerio de Interior, que elevó la toma de razón de la declaración de emergencia de esta contratación a la reunión del Consejo de Ministros del pasado martes.

Los equipos estarán desfasados tecnológicamente por el tiempo transcurrido desde que se compraron

La ejecución de estas instalaciones permitirán al fin el aprovechamiento de los equipos técnicos que formaban parte del contrato que la Secretaría de Estado de Seguridad firmó en septiembre de 2015 con Atos IT Solutions and Services Iberia, una de las seis empresas a las que se invitó para que pujara junto con GTD Sistemas de Información SAU, Deimos Space SLU, Amper Sistemas SA, Indra Sistemas SA y la UTE formada por Thales España GRP, Telefónica y GMV. El desembolso ascendió a 5.562.550,75 euros, un 8,8 % por debajo del presupuesto máximo de licitación.

La nueva estación sensora del SIVE en Lanzarote no entrará en funcionamiento ni en la fecha prevista ni en el emplazamiento inicialmente concebido. El proyecto diseñado por la Jefatura Fiscal y de Fronteras de la Dirección General de la Guardia Civil fijaba como ubicación el paraje conocido como ‘Mirador del río’, en el municipio de Haría (al norte de la isla de Lanzarote). Finalmente se levantará en la zona del ‘Mirador de Guinate’, en la misma localidad canaria.

El motivo de este cambio de localización radica en la imposibilidad de lograr las autorizaciones urbanísticas y medioambientales necesarias para ejecutar la actuación de manos de los organismos competentes, según alega Interior. A esas alturas se habían adquirido ya los equipos y sensores necesarios para el funcionamiento de la futura estación del SIVE, que continúan embalados en cajas desde que fueron suministrados por el proveedor a la espera de ser utilizados. No sólo entrarán en servicio años después de lo previsto (el plazo de ejecución abarcaba hasta marzo de 2017), sino que previsiblemente estarán desfasados tecnológicamente por el tiempo transcurrido desde que se hizo el encargo.

La demora en la puesta en marcha de esta infraestructura ha sido motivo de críticas de forma reiterada por parte de los grupos de la oposición y ha motivado la presentación de preguntas y otras iniciativas parlamentarias, tanto en el Congreso como en el Senado. Así, el pleno de la Cámara Alta aprobó en su sesión del 7 de octubre de 2020 una moción -promovida por Coalición Canaria y respaldada también por PSOE, PP, Ciudadanos y PNV- por la que se instaba al Gobierno de Pedro Sánchez a instalar en Lanzarote el radar SIVE en un plazo no superior a seis meses. Ese margen expiró en abril.

Moción del Senado

Cuando compareció el pasado 25 de junio ante la comisión de Interior del Congreso, el ministro Grande-Marlaska tuvo que dar explicaciones por el retraso en la entrada en servicio de dicho equipo. En concreto, la diputada del PP Ana Vázquez le reprochó que siguieran «tirados en un cuartel de la Guardia Civil» los seis millones invertidos por el Gobierno de Rajoy.

«Lo del SIVE de Lanzarote ha sido mucho más complejo, pero ya está desencallado, valga la redundancia. Había una voluntad negativa del Cabildo de Lanzarote para que fuese instalado en el lugar concreto donde procedía, pero ya está solventada esa cuestión, aunque administrativamente hay que requerir al cabildo para que proceda. En fin, eso está desencallado, pero le vuelvo a decir que el SIVE no evita la migración, sino que ayuda a poder observar y verificar que un cayuco está en las inmediaciones de la costa; no evita la migración. No obstante, era un problema que existía y, por eso, lo hemos abordado y lo hemos resuelto en los términos que le he indicado», contestó el titular de Interior.

Te puede interesar

Comentar ()