Apenas un centenar de personas han acudido a la llamada de las entidades independentistas ANC y Omnium para protestar por la visita de Felipe VI a Barcelona. El Rey, acompañado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido a inaugurar el Salón Automobile Barcelona, que recorrerán sin la presencia del presidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ni la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, una vez más remisos a compartir protagonismo con el monarca.

Aragonés argumentó la celebración del Debate de Política General en el Parlament, que se retoma a las 16.00 horas, para dejar la representación de la Generalitat en manos del consejero de Empresa, el también republicano Roger Torrent. Y Colau, que debía acudir al almuerzo previo a la inauguración, se ha escusado en el último momento por «motivos personales».

En la calle, un centenar de personas ha iniciado la protesta más de una hora antes de la llegada del jefe de estado, con un corte de tráfico en la Plaza España. Protesta a la que a partir de las 14.00 se han sumado algunos jóvees de institutos colindantes. Entre los representantes de fuerzas políticas, diputados de JxCat, ERC y la CUP.

Todos ellos se han sucedido ante los medios de comunicación para repetir que «Cataluña no tiene Rey y no es bienvenido» y denunciar como una «provocación» la visita de Felipe VI en la víspera del 1 de Octubre. La diputada de la CUP Mireia Vehí ha criticado, además, la presencia de un miembro del Govern junto al jefe de Estado.