España

Interior estudia que sea el fotógrafo quien envíe la imagen a la Policía para el DNI 4.0

Los fotógrafos piden a Marlaska que emule a Francia, donde el retrato lo hace un profesional privado y no un funcionario

Tienda de fotos junto a la comisaría sevillana de Tablada, una de las que más DNI expide del país.

Tienda de fotos junto a la comisaría sevillana de Tablada, una de las que más DNI expide del país. A. S.

El Ministerio del Interior reconoce que está estudiando la posibilidad de que sea el fotógrafo quien envíe electrónicamente la imagen del ciudadano al equipo de documentación de la Policía Nacional a la hora de tramitar la expedición del Documento Nacional de Identidad (DNI) en lugar de que la tome el funcionario en la propia comisaría, como se había concebido inicialmente y Grande-Marlaska ha defendido en el Congreso.

El Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea aprobaron el 20 de junio de 2019 el reglamento sobre el refuerzo de la seguridad de los documentos de identidad de los ciudadanos de la Unión y de los documentos de residencia expedidos a ciudadanos de la Unión y a los miembros de sus familias que ejerzan su derecho a la libre circulación, de obligado cumplimiento para todos los estados miembros desde el pasado 2 de agosto. Con un formato que renueva parcialmente la imagen e incorpora nuevas medidas de seguridad, una de las novedades acordadas por Interior es que la fotografía que figure en el documento pase a realizarse en la propia unidad de expedición, lo que ha puesto en pie de guerra al sector por el impacto negativo que puede tener en la facturación de centenares de pequeños negocios.

El nuevo reglamento relativo a la implantación del DNI 4.0 lleva ya más de dos meses en vigor pero siguen siendo los ciudadanos los que han de aportar la fotografía realizada previamente en estudios privados. La Policía Nacional mantiene en fase de pruebas un equipo dotado con la tecnología necesaria para tomar y procesar la fotografía -ubicado en la comisaría madrileña de Santa Engracia, la décima que más documentos expidió el pasado año en España- pero no ha aclarado aún públicamente si tiene decidido expandir este modelo al resto del país u opta por un sistema que permita mantener el negocio a los profesionales de la fotografía.

En respuesta a un escrito presentado por el Consejo Aragonés de Cámaras de Comercio, recogiendo la preocupación expresada por la Asociación de Fotógrafos de la provincia de Huesca, la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza ha explicado que la División de Documentación de la Dirección General de la Policía «está estudiando la posibilidad de que fuera el propio profesional el que mandase la fotografía tomada por él telemáticamente al propio equipo de documentación».

Según Interior, la implantación de más equipos en el resto del país está condicionada al resultado que depare el funcionamiento del que está ahora en pruebas en Santa Engracia. «Ello dependerá de la rentabilidad documental y funcional que se pueda obtener y del gasto económico que ello implicase», según ha trasladado la Unidad de Gestión Documental de la Jefatura Superior de Policía en Aragón a la Subdelegación del Gobierno en Zaragoza.

Fragmento del escrito en el que la Policía admite que estudia que sea el fotógrafo quien mande la imagen.

El Cuerpo Nacional admite que «no hay nada concreto de dicha implantación» por ahora, al tiempo que detalla que con el nuevo sistema -con posibilidad de atender a tres ciudadanos a la vez por un único funcionario- tan sólo se pueden realizar las renovaciones del documento de identidad «por caducidad», aportando el usuario la fotografía en el resto de casos. «El método está en estudio ya que afecta a muchas circunstancias de la expedición del DNI y a multitud de supuestos técnicos», detalla la contestación.

La Policía explica que, cuando se determine el modelo de implantación, se empezaría «poco a poco» su instalación en aquellos equipos en los que «resultara factible». No hay fechas para su desarrollo territorial, si bien la Policía calcula que a partir del próximo año estará en condiciones de «repartir una docena de estos equipos» sin poder precisar por ahora los puntos de ubicación.

Los fotógrafos piden a Grande-Marlaska que emule a Francia y que les reciba para poder plantearle propuestas

El presidente de la Federación Española de Profesionales de la Fotografía y la Imagen (FEPFI), José Luis Pozo, confía en que el Ministerio del Interior opte finalmente por un modelo que permita a los fotógrafos seguir desarrollando su trabajo, como ocurre en otros países afectados por dicho reglamento como es el caso de Francia.

«Desde el 2 de agosto, el DNI 4.0 ya está operativo, la foto que se utiliza es la que aporta el usuario y el documento sigue siendo igual de válido y seguro. No es necesario cargar a los funcionarios con trabajo adicional cuando podemos seguir haciéndolo nosotros», razona Pozo. Y añade: «No estamos en contra, queremos colaborar. Tenemos propuestas que hacer, pero necesitamos que el Ministerio del Interior nos reciba».

La FEPFI advierte de que, en caso de que la Policía Nacional haga directamente las fotos al ciudadano cuando va a tramitar la expedición o renovación del DNI, en torno al «60 %» de las tiendas de fotografía del país podrían verse abocadas al cierre al perder una importante fuente de ingresos. El gremio calcula que este negocio mueve al año unos 45 millones de euros de manera directa y posibilita que el profesional de la fotografía pueda dar a conocer otros servicios cuando el usuario visita su establecimiento.

Interpelado por el diputado del PNV Mikel Legarda, que le preguntó si era consciente de que la medida supondría el «cierre de negocios» y la «ruina para miles de familias», el ministro Grande-Marlaska minimizó el problema el pasado mes de junio al asegura que estas tiendas dejarán de facturar «no más de un 10 %». Ese impacto es negado de plano por todos los profesionales consultados por este diario.

Te puede interesar

Comentar ()