España

Casado firma la paz con Garamendi en plena pugna contra la reforma laboral del Gobierno

El presidente de la CEOE ha advertido que no entrará "en el juego" de "elegir entre papá o mamá" en alusión al conflicto interno entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz por la aprobación del nuevo marco de relaciones laborales

Pablo Casado y Antonio Garamendi.

Pablo Casado y Antonio Garamendi. EFE

En plena tormenta política por la derogación de la reforma laboral, el primer partido de la oposición ha unido fuerzas con la patronal para exhibir músculo frente a la gestión económica de Sánchez. Este miércoles, el presidente del PP ha asistido al desayuno informativo de Nueva Economía Fórum del presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, donde ha exigido al Gobierno el mantenimiento de la reforma laboral que aprobó Mariano Rajoy en 2012 para «crear empleo» y generar «estabilidad y certidumbre» en España.

El gesto de Pablo Casado arropando a Antonio Garamendi en plena crisis gubernamental no es casual. Al evento no ha asistido ningún representante del Gobierno pero sí el jefe de la oposición, que ha decidido firmar la paz con la patronal para hacer frente común contra el Gobierno después de meses en que la relación entre ambos dirigentes se había enfriado. El motivo fue el apoyo expreso de Garamendi a la concesión de los indultos a los que Casado se oponía frontalmente. «Si las cosas se normalizan, bienvenidos sean», aseveró el presidente de la CEOE. «Hay opiniones diversas, pero los indultos están dentro del Estado de Derecho», llegó a afirmar.

Pero el líder del PP quiere volver a tender puentes no sólo con Garamendi, sino con el mundo empresarial en general tras los desencuentros del pasado, y su aparición en el acto de la CEOE de este miércoles es el claro ejemplo de ello. A su llegada al desayuno informativo ha querido recalcar cómo el Gobierno se ha convertido en una «jaula de grillos» por el enfrentamiento de los socios a cuenta de la reforma laboral y ha exigido a Sánchez «ser fiel» con Europa y con «lo comprometido a los españoles, que es mejorar la situación económica». Hace unos días, Pablo Casado amenazó desde Bruselas con que maniobrará para que Europa tumbe la derogación del marco de relaciones laborales promovida por el Gobierno de Sánchez.

Por su parte, el presidente de la CEOE ha advertido este miércoles que el asunto de la reforma del mercado laboral es «bastante más complejo que la guerra entre dos ministras». «Yo no voy a entrar en el juego de si quiero más a papá que a mamá», ha subrayado, evitando posicionarse en el conflicto entre la titular de Trabajo, Yolanda Díaz; y la de Economía, Nadia Calviño, en su pugna no sólo respecto a la metodología de la negociación -quién lidera o coordina las conversaciones con los agentes sociales-, sino también en cuanto al propio contenido de la norma.

En su intervención, el líder de la patronal ha exigido al Gobierno de Sánchez la necesidad de moderación y centralidad en sus políticas económicas, así como «abstraerse de la radicalidad» que, a su juicio, está «invadiendo» la política. «Nosotros somos libres e independientes para decir que no estamos de acuerdo», ha advertido, recordando que la posición de la CEOE es la de rechazo a una derogación íntegra de la reforma laboral que permitió reducir en 10 puntos la tasa de paro, del 25% al 15%. Además, ha cargado contra el planteamiento de la ministra de Trabajo de limitar a un 15% la contratación temporal de las compañías. «En una empresa de diez trabajadores, ¿partimos a uno a la mitad para cumplir con ese porcentaje?», censuraba.

No obstante, Garamendi sí ha abogado por revisar preceptos del marco actualmente vigente para responder a las exigencias de Bruselas por ejemplo respecto a la reducción de la temporalidad en el empleo o del paro juvenil. En todo caso, ha recalcado que para la CEOE no existen «líneas rojas» y que seguirán adelante en la negociación con el Gobierno. «Estamos acostumbrados a negociar hasta cuando nos agotan», zanjaba.

Te puede interesar

Comentar ()