Cataluña | España

ERC, PSC y JxCat frenan la comisión de investigación sobre las residencias en Cataluña

"9.000 muertos valen más que un pacto de Govern o pacto de presupuestos" les recriminan comunes, Cs, PP Vox y la Cup

Miembros de la Unidad Militar de Emergencia (UME) trabajan desinfectado una residencia geriátrica de Palleja (Barcelona). EFE

La política hace extraños compañeros de cama, especialmente en Cataluña. Este miércoles, los socialistas se han aliado con Esquerra y JxCat para evitar la creación de una comisión de investigación sobre la gestión de las residencias durante la pandemia de Covid. Una iniciativa presentada por los comunes, confluencia catalana de Podemos, y Ciudadanos, que ha contado con el apoyo -insuficiente- del resto de los grupos, desde Vox a la CUP.

El resultado ha sido un bronco debate en el que los partidos mayoritarios han acusado a comunes y Cs de hacer «partidismo» con la comisión de investigación, mientras la diputada naranja, Anna Grau, ha recriminado a ERC, PSC y JxCat que «9.000 muertos valen más que un pacto de Govern o pacto de presupuestos». Una recriminación que, en diversas fórmulas, han repetido el resto de los grupos.

«Me han ofendido mucho con sus discursos, su demagogia y su poca responsabilidad» le ha respondido la republicana Najat Driouech. La republicana ha asegurado que su propuesta, una comisión de expertos para estudiar el modelo residencial, servirá para «saber qué pasó y qué hacer para que no vuelva a pasar». Y ha defendido la respuesta dada en su momento por el también republicano Chakir el Homrani, ex consejero de Bienestar, del que ha asegurado que «siempre dio la cara, cosa que no puede decir Pedro Sánchez, ni Salvador Illa ni el ex ministro Pablo Iglesias».

Sentencia de muerte a los ancianos

Previamente, la diputada del PP Eva Parera ha acusado al Govern de Quim Torra de «negar la asistencia médica a las personas mayores sabiendo que era sentencia de muerte». Fue, ha asegurado, «una vulneración de los derechos humanos», recordando que solo entre marzo y abril murieron casi 4.000 personas en residencias, «el 76% en la propia residencia, no fueron derivados a centros hospitalarios porque el Govern dio orden para que no se derivaran».

Parera ha recriminado además que hicieron diferencias entre residencias publicas y privadas, declinaron el apoyo de la sanidad privada y nadie asumió ninguna responsabilidad política. «Lo único que hicieron fue cambiar de manos las competencias dentro del Govern, con la absurda explicación de Torra de que debían evitar tensiones entre socios de Govern«. Era mas importante la supervivencia del Govern que la de la gente mayor.

Tanto Parera, como Grau y la morada Jessica González han recriminado especialmente la postura del PSC, cuyos votos han sido claves para impedir la comisión de investigación. «Que el líder de la oposición, que era ministro de Sanidad, ahora se sume a la opacidad del Govern es inaceptable» ha denunciado Grau, mientras González ha acusado a Illa de «hacer lo mismo que la derecha de Ayuso para no investigar lo que pasó».

Desde la CUP, Basha Changue ha denunciado también el «ensayo de alianzas» entre ERC, PSC y Junts para sustituir la comisión de investigación por una comisión de investigación «que conocemos por los medios de comunicación» tras asegurar que «la reparación a las familias de las víctimas» exige una investigación parlamentaria.

La diputada de Vox Mónica Lora ha recordado que la Justicia tiene 230 investigaciones abiertas por la gestión de las residencias solo en Barcelona para defender su apoyo a la comisión. «El Govern convirtió las residencias en auténticas morgues» ha denunciado.

Partidismo con las residencias

El socialista Raul Moreno, sin embargo, ha defendido la creación de un grupo de trabajo con expertos vinculado a la Comisión de Derechos Sociales acordado con ERC y Junts tras criticar los resultados de la comisión de investigación de la pasada legislatura.

Moreno ha recordado que ningún responsable técnico del Govern «dio la cara», y los dos consejeros responsables, de ERC, «vinieron en la última sesión empujados por los grupos de la oposición». Se propusieron 114 comparecencias, ha recordado, «que representan dos años», entre otras de las ex consejeras del tripartito Carme Capdevila o Marina Geli. «Si no había intención de alargarlo que me lo expliquen» ha ironizado, «y aun así hubo días sin comparecencias por decisión de la presidenta de la CUP y partidos independentistas».

Te puede interesar

Comentar ()