España

La Guardia Civil contratará a una empresa para que le diga cómo ahorrar en la factura de la luz

El contratista tendrá el encargo de cotejar que lo que se paga se corresponde realmente con lo contratado, detectar excesos de potencia y ayudar a conseguir un consumo responsable | El Instituto Armado tiene 3.216 puntos de suministro eléctrico

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, en una visita a Ceuta.

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, en una visita a instalaciones de Ceuta. EP

La Dirección General de la Guardia Civil contratará los servicios de una empresa que le asesore técnicamente para reducir los costes derivados del suministro eléctrico, certificar que lo que paga se corresponde realmente con lo contratado, detectar posibles excesos de potencia y plantear eventuales reclamaciones a compañías distribuidoras y comercializadoras, entre otras prestaciones. El presupuesto asciende a 42.000 euros.

En plena escalada del precio de la electricidad en el mercado mayorista y a las puertas del invierno, el Instituto Armado ha sacado a licitación el servicio para el seguimiento y control de la facturación y consumos de sus puntos esenciales de suministro eléctrico, cifrados en 3.216 en toda España. La intención es que la ejecución del contrato arranque el próximo 1 de enero y se desarrolle durante todo 2022.

Según se detalla en el pliego de prescripciones técnicas, consultado por este diario, el adjudicatario deberá llevar a cabo un «seguimiento pormenorizado» a fin de lograr una «reducción de los costes derivados del suministro eléctrico» y propiciar un «consumo responsable». «[Será] necesario el control del consumo energético (cómo, cuándo y cuánto), de tal forma que permita adecuar las condiciones de nuestros contratos a la realidad de cada punto esencial de consumo, mejorando así el coste fijo de la facturación eléctrica», justifica.

Para lograr este objetivo, el contratista tendrá el encargo expreso de realizar «estudios técnicos periódicos» respecto a las potencias y tarifas contratadas por los distintos puntos esenciales cuya facturación se gestiona desde el Servicio de Gestión Económica de la Guardia Civil. Con ello -resalta- se busca «aprovechar todas las posibilidades de ahorro».

La prestación del servicio incluye también el asesoramiento técnico ante posibles «reclamaciones y solicitudes técnicas y administrativas» a las compañías, la recomendación de medidas para conseguir una óptima eficiencia energética, informar sobre cualquier cambio legislativo que pueda impactar en la factura, así como el cotejo de los datos facturados para constatar que coinciden «en cuanto al precio, cantidad y conceptos con lo descrito en los contratos firmados».

Centro de proceso de datos «seguro»

Asimismo, el proveedor deberá volcar la información obtenida en un «centro de proceso de datos seguro» que, mediante una plataforma de gestión de facturas y consumos, permita realizar «rápida y cómodamente» consultas y detectar eventuales anomalías en el suministro eléctrico. También posibles puntos de mejora para incrementar la eficiencia energética.

«Sin los servicios solicitados en este expediente no se tendría la información necesaria para valorar las actuaciones a realizar por la Guardia Civil en cuanto a una mejora objetiva de la eficiencia en el consumo energético año tras año, de tal forma que la inversión anual a llevarse a cabo con este expediente es ampliamente amortizada con el ahorro que se produce con los servicios que se pretende contratar», agrega.

El mejor precio que se oferte tendrá un peso del 75 % en la valoración de las propuestas, seguido de la mejora de la herramienta informática que se demanda (10 puntos) y la formación técnica que se proponga al personal del Servicio de Gestión Económica para su manejo (15).

Te puede interesar

Comentar ()