La Dirección General de la Policía ha dado instrucciones expresas para que el próximo 25 de noviembre se iluminen de color morada las fachadas de todas las jefaturas superiores a fin de sumarse simbólicamente a la conmemoración del Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer.

En un oficio fechado este jueves, al que ha tenido acceso este diario, la Subdirección General del Gabinete Técnico transmite a los jefes superiores la franja horaria en que deberá estar activada esta iluminación especial -desde las 00 horas del 25 hasta las 00 horas del día siguiente- y la tonalidad exacta del sistema Pantone que deberán proyectar los focos: el 18-3838 TCX Ultra Violet. «Un tono púrpura radicalmente provocador y reflexivo. Comunica originalidad, ingenuidad y mentalidad visionaria que nos señala el futuro», describe el fabricante.

La comisaria principal Eulalia González Peña adelanta en el escrito a sus interlocutores que se darán las «instrucciones oportunas» respecto a la compra del material necesario para que se pueda llevar a cabo esta iniciativa, con la que se pretende visibilizar desde las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado la violencia que se ejerce sobre las mujeres y el compromiso para su erradicación. Los mandos policiales de cada provincia tendrán que pedir presupuestos a empresas especializadas, sin que éstos puedan superar los 5.000 euros (impuestos incluidos).

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

En diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer. La fecha no fue elegida al azar: se pretendía recordar el asesinato de las hermanas dominicanas Mirabal (Minerva, Patria y María Teresa) durante la dictadura de Rafael Trujillo, ocurrido exactamente en 1960.

La Policía Nacional cuenta con unidades de atención a la mujer especializadas en la prevención y la investigación de las infracciones penales sobre violencia de género, entre otras manifestaciones. Las UFAM recogen la denuncia, investigan y dan protección que necesite la víctima, a la que también prestan información sobre el proceso y los recursos que le pueden ayudar.

En 2021, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Igualdad, 36 mujeres habían sido asesinadas por sus parejas hasta el pasado 12 de octubre: ocho en Cataluña, siete en Madrid, seis en Andalucía, tres en Castilla y León y Comunidad Valenciana, dos en el País Vasco y Aragón, y una en Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Galicia y Navarra. Desde que en 2003 empezó a recogerse los datos, han sido ya 1.117 las víctimas de la violencia machista.