España

Casado denuncia el "cesarismo" de Sánchez y le acusa de ser "la oveja negra de Europa"

Pablo Casado, en el Congreso.

Pablo Casado, en el Congreso. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido este miércoles en el Congreso de los Diputados a petición propia para informar a sus señorías sobre la Cumbre UE-Balcanes Occidentales del pasado 6 de octubre, aunque a efectos prácticos el jefe del Ejecutivo ha dedicado su primer monográfico desde el pasado mes de junio a poner en valor su gestión durante la pandemia y a presumir de una recuperación «rápida y sólida», lo que ha desencadenado las ya habituales críticas de los principales grupos de la oposición. De nuevo sin papeles en la tribuna, el líder de la oposición, Pablo Casado, ha acusado a Sánchez de ser la «oveja negra de Europa» y ha advertido que «su cesarismo» comienza a «devenir en una dictadura constitucional», citando al jurista Manuel Aragón.

Durante su intervención, el presidente del Gobierno ha destilado optimismo reivindicando que «España está mejor» que hace un año y que «tenemos motivos para sentirnos orgullosos», haciendo especial hincapié en la gestión de la pandemia y en el «éxito» de la campaña de vacunación. En el plano económico, Sánchez ha puesto en valor las recetas que ha aplicado el Gobierno «progresista» con su hoja de ruta socialdemócrata frente a las políticas neoliberales de la derecha que, según ha destacado, hundieron a España en la crisis económica de 2008, lo que ha enervado al partido que dirige Pablo Casado por la intención de Sánchez de hacer «oposición a la oposición».

Pero el jefe de los populares ha tratado de pinchar el globo que ha ido hinchando durante casi una hora el presidente del Gobierno, justo después de que éste se colocase diversas medallas situando la gestión del Ejecutivo de PSOE y Podemos como una «referencia» a nivel internacional. Casado ha comenzado acusando a Sánchez de liderar un Gobierno caracterizado por la «arrogancia», las «mentiras» y la «incompetencia», y ha criticado que España, bajo su mandato, tenga «escaso peso» en la comunidad internacional. «Deje de ser la oveja negra de Europa», insistía.

De nuevo haciendo uso de un tono especialmente crítico, el presidente del PP ha puesto el foco en el pacto que mantiene el Gobierno de coalición con sus socios de investidura, entre los que se encuentra Bildu o ERC. Sobre los primeros, Casado ha preguntado a Sánchez si «no le da vergüenza que los que defienden el asesinato de 14 concejales socialistas digan que tienen feeling con el Gobierno para aprobar los Presupuestos» porque «a mí me daría vergüenza». «Es usted el coche escoba de los radicales», ahondaba.

En paralelo a este ambiente de confrontación constante, este jueves el Congreso celebra la votación de los candidatos pactados por PSOE y PP al Tribunal Constitucional, una jornada que se prevé tensa después de que socialistas y morados hayan sugerido que algunos de sus diputados podrían romper la disciplina de voto y dejar caer a uno de los candidatos del PP, Enrique Arnaldo, por las múltiples polémicas que rodean a un nombre con vinculaciones con el ex presidente de Baleares, Jaume Matas.

Precisamente, el «coqueteo» entre PP y PSOE en materia de renovación institucional se ha convertido posteriormente en punta de lanza del discurso del líder de Vox, Santiago Abascal, que ha dedicado su intervención a acorralar a Sánchez, pero también a Casado, aglutinando a ambos en el mismo marco político y advirtiendo que «cada vez suenan más fuertes los tambores de la gran coalición». Pero la crítica más dura de Santiago Abascal ha venido a cuenta de la supuesta alianza del PSOE con Bildu para sacar adelante los Presupuestos, acusando en este punto a los socialistas de pujar para convertir en lehendakari «a un secuestrador y aun terrorista», en referencia a Arnaldo Otegi.

Te puede interesar

Comentar ()