La factura de la luz del complejo de La Moncloa disminuyó el pasado verano un 12,2% relación con el mismo periodo de 2019 -el último antes de que se declarara la pandemia provocada por el coronavirus- a pesar del encarecimiento de la electricidad que se viene registrando desde el pasado mes de marzo y que está alcanzando precios hasta ahora desconocidos.

De acuerdo con los datos facilitados por la Subsecretaría de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática en respuesta a una petición de información tramitada al amparo de la Ley de transparencia, el gasto derivado del suministro eléctrico al recinto donde tiene su sede la Presidencia del Gobierno ascendió a 245.723,11 euros entre el 1 de julio y el 31 de agosto pasados, a razón de 3.963,27 euros al día. En el mismo periodo de 2019, el consumo había sido de 279.817,66 euros, según los datos de la Oficina Presupuestaria y de Gestión Económica.

Si la comparación se establece con el verano de 2020 (240.794,20 euros), el incremento es de tan sólo el 2%, a pesar de que el año pasado el consumo debió de ser bastante inferior al haber más funcionarios teletrabajando debido a la crisis sanitaria. El primer estado de alarma declarado por el Gobierno para contener la propagación del virus había decaído el 21 de junio.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Ubicado en el distrito madrileño Moncloa-Aravaca, el complejo de la Moncloa es desde 1977 la sede oficial de la Presidencia del Gobierno y de la residencia del jefe del Ejecutivo. También se ubican en estas instalaciones la Vicepresidencia y los órganos de apoyo. Sin contar el control de acceso, el recinto cuenta con seis edificios -entre ellos en el que se celebra cada semana el Consejo de Ministros- y dispone de helipuerto y un refugio construido durante la etapa de Felipe González.

Tarifa no regulada por el mercado mayorista

¿Cómo es posible que la factura se haya encarecido sólo un 2% más si los precios de la electricidad han protagonizado una escalada desconocida en los últimos meses? La respuesta radica en el tipo de contrato que firma el Gobierno con la comercializadora de turno.

La contratación de la electricidad para el complejo de La Moncloa se llevó a cabo mediante un acuerdo marco de la Dirección General de Racionalización y Centralización de la Contratación (23/2017) con el que se tramitó el suministro «para todas las categorías de peajes de acceso de alta y baja tensión». La duración inicial era de dos años a contar desde el 15 de agosto de 2018, si bien se ha prorrogado por idéntico plazo y será efectivo hasta el 14 de agosto de 2022.

El único criterio de valoración en la licitación de los contratos fue el precio, adjudicándose a la licitadora que ofertó la tarifa más barata. «Las empresas adjudicatarias del acuerdo marco han ofertado unos precios unitarios de kWh por periodo (PUOP am) que operan, durante la vigencia del acuerdo marco, como topes o umbrales máximos de cada adjudicataria para las licitaciones a los contratos basados En la licitación de los contratos basados cada empresa no podrá ofertar precios superiores a los adjudicados en el acuerdo marco (PUOP am)», se detalla en las instrucciones ofrecidas para dicha licitación.

La subida de la factura de la luz de Moncloa es tan sólo del 2% si se compara con la de 2020

Estructurado en seis lotes, el correspondiente al suministro para península de consumos iguales o superiores a un millón de kilovatos hora se adjudicó a las empresas Acciona Green Energy Developments SLU, EDP Comercializadora SAU, Endesa Energía SAU, Gas Natural Comercializadora SA e Iberdrola Clientes SAU.

Expresado en otras palabras, el Palacio de la Moncloa se acoge a una tarifa que no está regulada por el mercado mayorista y, por tanto, no sufre los vaivenes que está sufriendo la factura de la luz desde la pasada primavera. Según consta en la última licitación, las operadoras debían presentar una oferta económica a precio único y fijo del kilovatio hora (kWh), por lo que la subida o bajada diaria no le afecta al complejo donde trabaja y vive Pedro Sánchez.

El último contrato para el suministro eléctrico sacado a licitación a La Moncloa firmado por el Ministerio de la Presidencia para el periodo 2012-2014 se adjudicó a Unión Fenosa Comercial SL (actual Naturgy) por un importe neto de 2.711.864,41 euros. La potencia que se contrató fue de 3.300 kilovatios (kW), tomándose como referencia un consumo anual de 11.064.671 kWh (el registrado en 2011).

1,1 millones para 2022

Por otra parte, en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) sí que hay una partida para cubrir los gastos de electricidad para Presidencia. En concreto, de acuerdo a la información del tomo verde de los PGE, se van a destinar 1,1 millones de euros para 2022. Esta cifra es algo superior a la de 2021, cuando la Cámara Baja aprobó una cantidad de un millón de euros para que el complejo de La Moncloa tuviera luz durante todo el año.

Por otra parte, las diversas fuentes del sector eléctrico consultadas por este periódico revelan que otro de los motivos por los que Moncloa ha pagado menos durante el verano de 2021 que hace dos años es por el efecto del coronavirus. En concreto, las fuentes relatan que el precio del kilovatio a pagar durante este año y, por tanto, el contrato firmado, será inferior ya que el coste de la electricidad cuando se hizo la adjudicación -hace tres años- era muy inferior al actual.

A su vez, resaltan que el mero hecho de que gran parte de los funcionarios adscritos a los departamentos ministeriales que tienen su sede en este complejo sigan teletrabajando o tengan un modelo mixto provoca que la energía que se consume es muy inferior a la de la etapa previa a la crisis provocada por la covid-19.