España 10 de noviembre. 'Día de la Memoria'.

Urkullu reivindica la actitud "silente, no silenciada" que demostró la sociedad vasca contra ETA

El lehendakari afirma que las plataformas pacifistas fueron "la punta de lanza" pero la mayoría social mostró siempre "compromiso con la vida y la libertad": "No se trata de dulcificar la historia sino de poner en valor lo que hicimos".

El lehendakari Iñigo Urkullu ha reivindicado hoy el «compromiso cívico de una inmensa mayoría de la sociedad vasca» demostrado durante los años de violencia de ETA. Ha asegurado que la mayor parte de la sociedad se comportó «de modo silente, sí, pero no silenciada» demostrando con su comportamiento un compromiso «con los derechos humanos, la vida y la libertad». En un acto que con motivo del ‘Día de la Memoria’ que hoy, 10 de noviembre -único día sin atentados de ETA en el calendario-, se celebra en Euskadi. Urkullu ha agradecido a los movimientos pacifistas que desde finales de los años 70 se movilizaron y salieron a la calle en contra de la violencia, «fuisteis la punta de lanza, el aldabonazo de nuestras conciencias» y con cuya actitud contribuyeron «de forma decisiva al final de ETA, al violencia y el terrorismo».

En un acto celebrado en la Diputación de Gipuzkoa, en el que se ha reconocida a una decena de organizaciones sociales que se movilizaron en defensa de la paz, el lehendakari ha recordado que fue «una parte minoritaria» de la sociedad vasca la que «justificó amparó y dotó de base social la estrategia de utilizar la violencia con fines políticos». Ha apuntado que una década después del final de las acciones terroristas de ETA «no se trata de reescribir ni dulcificar la historia pero sí de poner en valor lo que hicimos».

En este sentido, se ha referido al inicio de las primeras movilizaciones contrarias a ETA. Ha citado el compromiso que ya el 28 de junio de 1978 un grupo de ciudadanos demostró en Portugalete manifestándose bajo el lema ‘Estamos hartos de violencia y asesinatos, askatasuna eta bidea (Libertad y paz)’ . También ha citado concentraciones en las que él personalmente, como otros miles de ciudadanos, intervinieron «el 29 de octubre de 1978 recorriendo las calles de Bilbao con una pancarta ‘Por una Euskadi libre y en paz’ o la multitudinaria manifestación celebrada el 9 de febrero en Bilbao tras el asesinato del ingeniero de Lemóniz, José María Ryan.

«Ganamos el pulso a ETA»

En su intervención se ha dirigido a los «miles de personas anónimas» que con pequeños gestos, en ocasiones con un coste social, también se posicionaron en contra de la violencia: «Alzando la voz con su silencio, portando el lazo azul, recogiendo firmas por la no violencia y el diálogo, personas que contribuyeron decisivamente al final de ETA». El lehendakari ha agradecido a todas ellas y en especial a las organizaciones que desde ámbitos parroquiales y universitarios impulsaron esa respuesta, su contribución para «ganar el pulso a ETA»: «El pulso de la dignidad de la vida, de la deslegitimación de la violencia, el pulso de los derechos humanos, la paz y la libertad, del respeto, el diálogo y el pluralismo».

Durante el emotivo acto se ha proyectado un documental con testimonios de algunos de los promotores de organizaciones como Gesto por la Paz, Elkargi, Foro Ermua o Basta Ya! En el mismo los testimonios recuerdan la dificultad y temor que existía para salir en la calle en contra de los atentados durante aquellos años por el riesgo de quedar señalado que suponía. Un temor especialmente agudizado en los pequeños municipios vascos. O el apoyo muy reducido, caso simbólico, con el que durante muchos años fueron secundadas aquellas concentraciones. Un temor que se incrementó tras la campaña promovida por el entorno afín a ETA y la izquierda abertzale de ‘contraprogramar’ aquellas concentraciones silenciosas con otras en las que se jaleaba a ETA y se insultaba a quienes reivindicaban la paz.

El acto celebrado en la Diputación de Gipuzkoa no ha sido el único a lo largo de este ‘Día de la Memoria’. A primera hora de la mañana el Parlamento Vasco ha celebrado un sencillo recuerdo a las víctimas con una ofrenda floral ante la escultura ‘Brújula de medianoche’ que en recuerdo a las víctimas se instaló en el exterior del Parlamento. Al mismo han acudido representantes de PNV, PSE, Podemos y de EH Bildu. No han participado ni PP+Cs ni Vox por considerar que al recordar a «todas las víctimas» se busca «equiparar» a las provocadas por ETA y las generadas por la violencia de la llamada ‘guerra sucia’.

Las ‘víctimas de la dispersión’

A pocos metros de la Cámara de Vitoria la plataforma Etxerat, de familiares de presos de ETA, se ha concentrado para reivindicar que también se recuerde en un día como el de hoy a las «víctimas de la dispersión». Etxerat considera que las 16 personas fallecidas en accidentes de tráfico cuando viajaban para visitar en prisión a sus hijos, condenados por pertenencia a ETA, están siendo «olvidadas». La representante de Bildu, Maddalen Iriarte, ha respaldado esta concentración tras haber asistido a la organizada por el Parlamento vasco.

También en Vitoria el PP+Cs han organizado un acto de recuerdo a las víctimas de ETA. En Bilbao lo ha hecho Vox. Al mismo ha asistido el eurodiputado de la formación Jorge Buxadé quien ha denunciado que las formaciones nacionalistas «en vascongadas» sólo pretenden «equipara a íctimas y verdugos y nos quieren hacer creer que ETA ha desaparecido». Para Vox, se intenta «imponer una mentira» a través de la construcción de un relato parcial que «humilla a las víctimas».

Te puede interesar

Comentar ()