La Guardia Civil ha detenido en la tarde de este miércoles a la subdirectora de Seguridad del centro penitenciario de Villena (Alicante) por simulación de delito y denuncia falsa, según ha confirmado este diario en fuentes de la investigación. La mujer denunció que había sufrido una agresión que no habría existido.

El Institudo Armado ha informado de que el arresto se ha llevado a cabo en el marco de la Operación Silencia, realizada por agentes del Equipo Territorial de Policía Judicial de Villena. La Guardia Civil ha excusado ofrecer más detalles al continuar abierto el operativo.

Instituciones Penitenciarias denunció que el pasado 6 de septiembre un grupo de cinco o seis encapuchados agredieron a la funcionaria a las puertas de su casa en el momento en que sobre las 7 de la mañana la mujer salía del domicilio, amenazándola supuestamente con que tuviera la «boca cerrada» en una investigación abierta sobre la actuación de tres empleados en la reducción de un recluso -enfermo mental- el pasado 16 de agosto en el módulo de aislamiento.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias y funcionarios de Alicante-II, el pasado 9 de septiembre a las puertas de la cárcel.

Tres de los participantes en la agresión habrían sujetado por detrás a la responsable del centro Alicante II mientras otro le propinaba dos fuertes golpes en la cara a la vez que la amenazaba con que guardara silencio en la declaración que debía prestar. Según su testimonio, los días 24 y 25 de agosto habría recibido similares mensajes anónimos mediante Whatsaap en su teléfono móvil.

Las pesquisas que en los dos últimos meses ha venido realizando la Guardia Civil han desembocado en la detención de la subdirectora de la prisión alicantina por simulación de delito, al denunciar policialmente unos hechos que no habrían sucedido. Un portavoz de Instituciones Penitenciarias ha dicho a este diario que están a la espera de tener confirmación oficial para tomar las medidas disciplinarias que correspondan.

El ministro Marlaska mostró su «solidaridad» con la subdirectora, a la que llegó a calificar de «verdadera funcionaria»

El Ministerio del Interior condenó los hechos y expresó públicamente su «rechazo e indignación» por el «brutal ataque». El propio ministro Grande-Marlaska, en declaraciones al Canal 24 Horas de RTVE, mostró su «solidaridad y reconocimiento» a esta mujer, a la que llegó a calificar como una «verdadera funcionaria».

Por su parte, el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, participó el pasado 9 de septiembre en una concentración en la cárcel de Villena «en repulsa» por la agresión que sufrió la subdirectora de Seguridad del centro. En dicha convocatoria también estuvo presente la subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, quien aseguró que se habían puesto todos los medios para que el incidente se esclareciera con prontitud.

Los subdirectores de Seguridad de los centros penitenciarios son los responsables de la custodia de las imágenes que se graban en el interior de las prisiones. En concreto, la de Villena custodiaba las del incidente registrado a mediados de agosto y que son «parte fundamental para esclarecer» los hechos.

Cuando trascendió la supuesta agresión a la funcionaria, Ángel Ortiz dijo que «cualquier comportamiento irregular» tendría «una respuesta tan justa como contundente», al tiempo que ensalzó la «entrega y profesionalidad de la inmensa mayoría de los trabajadores penitenciarios». En su opinión, «no deben pagar justos por pecadores».